Facebooktwitterlinkedin

La startup española Colvin ha cerrado una ronda de financiación de serie B por valor de 14M€. La operación está liderada por el fondo inversor italiano MIP, que junto a P101 y Samaipata, todos ellos socios anteriores de la empresa, han vuelto a confiar en el potencial de crecimiento y consolidación de Colvin en el mercado europeo y en su fuerza para cambiar un sector tradicional que está listo para innovar.

Tres años de crecimiento en el eCommerce de flores

Con esta nueva inversión, la startup de flores online fundada en 2017 por Sergi Bastardas, Andrés Cester y Marc Olmedillo ampliará el equipo en las áreas de tecnología y negocio con el objetivo de afianzar el cambio de un sector que mueve al año más de 100.000 millones de euros. Además, reforzará la penetración de marca en los mercados existentes, principalmente en Alemania, y se expandirán en la categoría de plantas.

El modelo de negocio de Colvin

Colvin puesta por la desintermediación del sector de principio a fin, desde los agricultores hasta la venta online, para conseguir una mayor eficiencia de suministro, precios más competitivos y sobre todo una mejor calidad de producto. En lo que llevamos de año, las ventas globales de Colvin se han multiplicado por cuatro respecto al mismo periodo del año anterior, llegando incluso a alcanzar volúmenes de entrega por valor de 1M€ en un mismo día. 

Este aumento se sigue manteniendo y el equipo de la startup pronostica un año de crecimiento, lo que indica un cambio sólido en la tendencia de consumo por parte de usuarios que buscan soluciones digitales para comprar y enviar flores para seguir conectados con sus seres queridos. Colvin espera que el sector global alcance un valor de 120.000 millones de euros en el 2027. 

«En los últimos meses, el sector de la flor cortada ha sido duramente castigado, se estiman pérdidas de 1.500 millones de dólares ($1.5b). Esta realidad refuerza la importancia de la necesidad de cambio, no solo en el modelo de consumo, sino también en el propio sector, apostando por un cambio desde su base, digitalizándose, reduciendo intermediarios y optimizando la cadena de suministro hacia una mayor proximidad y calidad del producto, una apuesta de valor para el conjunto del sector en la que Colvin lleva tiempo trabajando», explican desde la empresa.

Digitalización e internacionalización

“Actualmente el 65% del comercio global de flores y plantas pasa por la subasta de Holanda, un modelo tradicional muy fragmentado que acaba repercutiendo en el precio y en la calidad del producto. En Colvin queremos mejorar el sector desde la base y esta nueva ronda de financiación nos va a permitir consolidar la desintermediación de la venta y compra de flor invirtiendo en tecnología que permita digitalizar los procesos y optimizar las operaciones, desde el productor a cualquier comprador” comenta Andrés Cester, CEO y cofundador de Colvin.

En realidad Colvin ya tiene abundante experiencia en el mercado internacional. Así, en 2018 hablamos con Andrés Cester, que nos comentaba esto sobre su incipiente apuesta por el mercado italiano:

«Acabamos de dar un gran paso con el aterrizaje de la marca en el mercado italiano. Italia es un mercado con muchísimo potencial, a los italianos les encanta comprar y regalar flores, gastando de media casi el doble que los españoles, y si bien es verdad que lo suelen hacer en tiendas tradicionales, el mercado digital está evolucionando muy rápido así que era el momento perfecto.

Somos conscientes de que nuestro producto es escalable, Italia es sólo el primer paso. Pero queremos ir poco a poco afianzado todos los mercados a los que vamos llegando».

Desde entonces, Colvin ha reforzado su posición como el primer comercio vertical que ha apostado por digitalizar el sector de las flores y plantas en Europa, apostando por un modelo disruptivo basado en la desintermediación del producto y de la cadena de suministro. Ahora cuenta con presencia en España, Italia, y Alemania y acumula ya 24 millones de euros recibidos en sucesivas rondas de financiación.

Apuesta por el teletrabajo

«Uno de los valores principales de Colvin es abrazar los cambios de manera proactiva, detectarlos y anticiparse a ellos. La experiencia de los últimos meses ha acelerado un proceso de cambio en la modalidad de trabajo en el que la presencialidad no es indicativo del éxito, por lo que el equipo de Colvin, conscientes del valor de las personas y de la necesidad de evolucionar, ha decidido liderar este cambio en la filosofía de empresa apostando por un modelo completo de trabajo en remoto, enfocado en objetivos y basado en la conciliación y la flexibilidad individual».

Con esta nueva iniciativa, el equipo de Colvin busca atraer el mejor talento de cualquier parte del mundo que quiera unirse a un proyecto de crecimiento ambicioso, sin que la ubicación se convierta en una barrera. Con esta nueva inversión de capital, la dirección de la startup espera ampliar un 20% su plantilla actual, formada por 115 trabajadores.

“Colvin nace del cambio. Elegimos el nombre por Claudette Colvin, la primera mujer afroamericana que se levantó para defender los derechos humanos de los afroamericanos en EE.UU. Esta representación de Claudette, de cambio en la sociedad, a nosotros nos da fuerza y significado para seguir trabajando en mejorar la vida de nuestra comunidad, uniendo y mejorando la vida de los productores y creando momentos alegres con nuestros productos en casa de nuestros usuarios, conectándose con sus seres queridos de una manera especial”, ha dicho Sergi Bastardas, COO y cofundador de Colvin.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram