Tiempo de lectura: 5 minutos
Shares

¿Tiene sentido seguir pensando en celebrities para nuestras campañas? Cuando hablamos de marketing digital nos referimos a las campañas de marketing que aparecieron en los nuevos medios que surgieron con la llegada y desarrollo de internet. Ahí comenzaron a cobrar protagonismo las redes sociales que se han ido pasando el puesto de líder de unas a otras durante las diferentes épocas por las que hemos ido pasando: mientras Facebook comenzó despuntando fuerte, poco a poco ha ido quedándose sin fuelle hasta que se ha quedado por atrás de otras, siendo Instagram la que, hoy por hoy, está situada en el primer puesto del podio, como queda retratado en el último Estudio de Redes Sociales de IAB Spain

El marketing digital NO es igual al tradicional

El marketing digital trajo consigo una nueva manera de aproximarse y promocionar un producto distanciándose de aquel primer marketing de antaño. Las mayores diferencias entre el marketing que trajo internet y el anterior residen en los métodos que se utilizan para promocionar un producto y los medios donde va a estar representado. Las dos formas son solventes en cuanto a que cumplen con el cometido de acercar el producto al posible cliente potencial. Las mayores diferencias que podríamos encontrar entre uno u otro estarían basadas en la mayor bidireccionalidad, el menor presupuesto y las mayores precisiones para medir los resultados que puede ofrecer el marketing digital. Además, hay que destacar la fuerza con el que el marketing de contenidos ha irrumpido en las relaciones de marca y cliente, gracias al desarrollo de una comunicación fluida que ayuda a resolver las necesidades del comprador a la vez que le propone nuevos retos.

Marketing de contenidos

Sin embargo, hay aspectos del marketing tradicional que pueden ayudarnos a conseguir nuestro objetivo. Esto sucede, sobre todo, en situaciones donde, por ejemplo, queremos llegar a un público que no está familiarizado con las redes sociales. Aunque pueda parecer extraño, no todo el mundo utiliza una red social como primer lugar para informarse; aún hay gente que sigue siendo fiel a medios tradicionales como lo son el periódico o la televisión. Algunas campañas necesitan de los métodos tradicionales para llegar a un sector de la población que no usa las redes para informarse o comparar productos.

Las celebrities pueden aumentar un 25% tu reputación, también online

El uso de celebrities como imagen de marca continúa siendo un gran recurso para llegar a este tipo de público meta. Contar con la reputación de un personaje conocido o asociar su forma de ser o personalidad a un producto, es una práctica estrella del marketing tradicional que ha sobrevivido a la actual forma dominada por lo digital. Algunos estudios señalan que contar con un famoso para un anuncio puede aumentar hasta un 25% la reputación del producto. Eso sí, hay que buscar una sintonía perfecta entre producto y la persona elegida.

4 casos de éxito de campañas con celebrities 

Para conseguirlo, es necesario tener en cuenta diferentes aspectos, ya que todos pueden influir de forma positiva o negativa dependiendo de cómo se realice la elección. Primero, es imprescindible elegir un físico acorde con el producto al que nos refiramos. Sonado es el caso de contar con el ex capitán de la selección inglesa, Gary Lineker, para promocionar la marca de patatas fritas Walker Crisps, ya que ayudó a que se vendieran 1.400 millones de bolsas extra. La razón de tanto éxito reside en darle una connotación saludable a un producto tan denostado por la cantidad de ingredientes que son perjudiciales para la salud; si un deportista de tanto éxito se atreve a asociar su imagen a un producto de este tipo es que no debe de ser malo.

Gary Lineker anunciando Walkers

La preocupación por la salud también fue la base para la elección de la actriz María León para los nuevos productos Grefusa horneados, ya que se trata de una serie de aperitivos saludables a los que una mujer joven y preocupada por su apariencia no puede decir que no. Si María los come, seguro que son buenos. Y así, ya tienes al público femenino y juvenil en el bolsillo, y a todos aquellos que no quieren renunciar a picotear entre amigos pero sí al consumo de productos perjudiciales.

Carlos Sobera es un caso destacable dentro de los buenos ejemplo de famosos, de celebrities, que han dado su imagen para promocionar una marca. Su personalidad se ha asociado a productos de diferentes sectores como pueden ser el Danacol, Gas Natural o la empresa de microcréditos Vivus. En los últimos meses lo hemos podido ver representando a la marca 888 uno de los casinos online más famosos de internet. Contar con Sobera es equivalente a transmitir valores como diversión, cercanía y amabilidad, al mismo tiempo que transmite seguridad y credibilidad.

De la misma manera, Matías Prats y su valor como comunicador ha sido elegido, en diversas ocasiones, para aportar seriedad y firmeza en marcas como Mapfre, Línea Directa o ING Direct que tras el presentador de Antena 3 dio una vuelta a sus anuncios rebajando el tono formal y dándoles frescura y proximidad.

Contar con celebrities, con un prescriptor famoso es aún una buena táctica para hacer llegar un mensaje sobre un producto a un público concreto. La llegada de las redes sociales no abarca todas las posibilidades de comunicar que se pueden producir sobre una marca, por lo que no hay que cerrarse a recurrir a aquellos métodos que reinaron en fórmulas más tradicionales. Tampoco hay que olvidar que muchos famosos están reinando como verdaderos influencers en las redes, como el caso de Paula Echevarría, que puede cobrar de 10.000 a 15.000 euros por publicar un post en su blog

Pero para que una celebrity lleve al éxito a nuestra marca, es imprescindible que tengamos claro el mensaje que queramos comunicar. La elección de la actriz Inma Cuesta como imagen de los cosméticos Garnier, olvidando a cualquier modelo del panorama actual, le ha dado a la marca naturalidad y carisma, y la han acercado a mujeres independientes y actuales que no se sienten muy identificadas con las cualidades relacionadas con la moda. De igual forma, contar con Kate Moss para Rimmel alzó a la marca al nivel de los profesionales de la pasarela siendo una de las preferidas por los amantes de la moda, aunque bien es cierto que se acabó por dejar de contar con la modelo para que la marca no se relacionara con los excesos que Moss protagonizó en el 2005.

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram