Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Los bancos siguen respaldando la financiación de Uber. Las rondas de inversión ya no son el único recurso para las empresas tecnológicas, quienes ven a los bancos como mejores opciones para disponer de dinero más no de accionistas.

Uber se ha encaminado por la misma opción: después de seis rondas de financiación, habiendo acumulado casi 15.000 millones de dólares en fondos (unos 13.570 millones de euros) y acumulando una valoración de más de 62.000 millones de dólares (aproximadamente 56.088 millones de euros), acaba de cerrar un nuevo préstamo de 1.150 millones de dólares (1.04 millones de euros) al 5% colocados por varias entidades internacionales, como Morgan Stanley , Barclays PLC, Citigroup Inc. y Goldman Sachs Group Inc

Las razones detrás de incluir este préstamo en la financiación de Uber

A pesar de que hace apenas un mes aseguró una inversión de Arabia Saudí con 3.500 millones de dólares (3.123 millones de euros) la empresa emergente gasta tanto como obtiene, y lo aportado por sus inversores aún es insuficiente. La compañía tiene muchos gastos en expansiones internacionales, promociones para crecer y captar usuarios y las campañas de marketing que manejan se llevan gran parte de ese capital.

Además, la competencia para Uber es cada día más fuerte, principalmente en China con su rival Didi ChuXing y de varias pequeñas empresas rivales,  y  aún tiene que resolver diversas situaciones legales en algunos países, pero a pesar de todo la perspectiva favorece a Uber.

Siguiendo la estela que dejó Airbnb que consiguió un préstamo apalancado de 1.000 millones de dólares (885 millones de euros aproximadamente) Uber aprovecha que los bancos siguen en pie para negociar con compañías de economía colaborativa, evitando así la dilución adicional.

Este financiación de Uber se traduce en crecimiento, y la deuda es mejor que seguir perdiendo dinero en cada ronda de financiación por el menor valor que tendría cada participación. Además se tiene la opción a refinanciar una vez vencido el préstamo. Otra ventaja de este tipo de financiación es que pueden seguir siendo privados. Al no cotizar en bolsa las deudas privadas, como es este tipo de préstamo apalancado, no tiene que ser anunciado de forma pública.

De esta forma Uber podrá tener más posibilidades de crecimiento sin tener que dar cuentas a nadie.

Los bancos apuestan por la economía colaborativa

Los bancos pierden ahora el miedo al riesgo de invertir en empresas tecnológicas que aún no han llegado a cotizar en Bolsa y que basan su modelo de negocio en un crecimiento explosivo.

Con sus perspectivas para en unos años usar coches autónomos en lugar de conductores, los bancos apuestan por el desarrollo de Uber y quieren que la empresa tenga el respaldo legal y tecnológico que sea necesario.

Sin duda las startups están mostrando la nueva manera de llevar negocios multimillonarios a nivel global, moviendo la economía de maneras que antes no hubieran sido pensadas siquiera, y llevando nuevos métodos de financiación e inversiones para lograr el éxito.

Click To Tweet

Imagen: Natee Meepian / Shutterstock.com

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario