Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

Necesidades básicas. Esto es lo que significa en uno de los muchos idiomas que se hablan en el oeste de África la palabra Baluwo. Y por eso mismo fue el término elegido para representar una empresa española que basa su modelo de negocio en permitir a inmigrantes africanos residentes en Europa realizar transferencias a sus países de origen, pero con un enfoque completamente distinto al de los conocidos MoneyGram o Western Union.

Transferencias con Baluwo… pero no en forma de dinero

Es decir: Baluwo es una app que permite realizar pagos a través del móvil a África. ¿Cuál es su peculiaridad? Que estas transferencias no se realizan en efectivo, sino en forma de cheques para comprar comida, u obtener servicios como la luz o saldo en el móvil. Para ello cuentan con proveedores como Orange, Africell, American Rice o Le Baobad. Para realizar estas compras de cheques, los usuarios de Baluwo pueden utilizar su tarjeta de crédito (Mastercard o VISA) o medios complementarios como Sofort.

Una fórmula que surge como solución a las dificultades de llegada de las transferencias de dinero desde el extranjero al país de origen. Siempre habrá envíos de dinero, pero asegurar desde aquí las necesidades básicas de las familias en el país de origen da mucha tranquilidad”, declaraba el fundador de la app, el empresario tecnológico Josep Arroyo (extraído de Kippel01).

La startup Baluwo prevé su expansión en 2018

Desde su creación en Barcelona hace un año, Baluwo no ha parado de crecer. Hace escasos días saltaba la noticia de una nueva ronda de financiación liderada por Cabiedes&Partners, por valor de 600.000 euros. La operación, en la que también estuvieron presentes, entre otros, inversores como SeedRocket 4Founders o G8i, le ha permitido a Baluwo alcanzar un capital que en estos momentos se sitúa en el millón de euros.

La empresa comenzó sus operaciones inicialmente en Gambia, pero actualmente se ha expandido también a Senegal y Nigeria, países todos en donde han llegado a acuerdos con numerosos establecimientos comerciales en los que canjear los cheques. Las comisiones que se aplican en las operaciones se sitúan entre un 10% y un 25%, pero según Arroyo, “sigue siendo una ventaja en comodidad, frente a las altas comisiones de los envíos de remesas” (fuente: La Vanguardia).

Así las cosas, la startup, que actualmente cuenta con 13 personas empleadas (3 de ellos de origen africano), prevé en 2018 alcanzar su umbral de rentabilidad (break even). También se marcan como objetivo el ampliar los servicios ofrecidos actualmente hacia vales de seguro médico o materiales escolares. 

Puedes ver a través de este vídeo animado la esencia del proyecto. ¿Qué te parece? ¿Crees que es una buena solución para que los países en vías de desarrollo tengan acceso a las necesidades básicas?

Shares