Facebooktwitterlinkedin

El pasado mes de enero el Parlamento Europeo dio un paso adelante hacia la aprobación de la nueva Ley de Servicios Digitales (DSA por sus siglas en inglés «Digital Services Act»), una ley que podría modificar de forma radical el funcionamiento de la publicidad de las grandes empresas tecnológicas como son Google y Facebook, y más específicamente, en su recopilación de datos de usuario.

Así, tras superar una primera votación en el Parlamento Europeo, la Ley de Servicios Digitales recibió un nuevo impulso el pasado fin de semana, tras alcanzarse un acuerdo político en Bruselas que abre definitivamente las puertas a que la DSA sea la primera en su tipo en el mundo.

La Ley de Servicios Digitales podría cambiar cómo entendemos la publicidad y recogida de datos online

Como comentábamos, La Ley de Servicios Digitales evitará que las grandes tecnológicas utilicen datos sensibles de los usuarios, como es la raza, orientación sexual o la religión con en fin de segmentar sus anuncios. Así, la DSA se aplicará a todos los intermediarios online que presten servicios en la UE y afecta particularmente a gigantes como Google, Amazon, Meta o Twitter -identificados en el acuerdo como «las grandes plataformas y servicios digitales».

Otro punto interesante es que la nueva ley también se asegurará que estas plataformas brinden servicios que permitan a los usuarios retirarse de sus sistemas de rastreo: es decir, que un usuario de Facebook pueda seguir utilizando todos los servicios de Facebook con normalidad sin ser sometido a su rastreo.

Además se presionará a las plataformas para eliminar contenido y productos ilegales online, incluyendo el discurso de odio o productos falsificados o piratas . De este modo se podrá asegurar que «lo que es ilegal fuera de línea también se vea y se trate como ilegal en línea», como afirma la vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea y responsable de las carteras de Competencia Digital, Margrethe Vestager. A fin de asegurar esto, la Comisión Europea y los estados miembros contarán con acceso a los algoritmos de las grandes plataformas. También se desarrollará un mecanismo de «aviso y acción», otorgándoles a los usuarios la capacidad de denunciar contenidos ilegales, ante lo que las plataformas deberán responder de forma rápida y eficaz, garantizando un procesamiento de las notificaciones ni arbitrario ni discriminatorio. A estas medidas se les sumarán la realización de controles, tanto aleatorios como no, de los comerciantes de productos y servicios en línea, a fin de que la seguridad del consumidor se vea reforzada en todos los niveles de la cadena.

La propuesta también incluye dos reglas que el Parlamento acordó el mes pasado: la prohibición de anuncios dirigidos a menores, reglas que requieren que las plataformas online sean más transparentes en sus algoritmos y requisitos de identificación para plataformas de pornografía. Se buscará también velar por las víctimas de violencia cibernética, especialmente por aquellas afectadas por la «pornografía de venganza», exigiéndose su eliminación inmediata.

Además, la nueva ley prohibirá que las empresas utilicen «patrones oscuros», es decir tácticas maliciosas para atraer a los usuarios y hacer que compartan sus datos. Estos patrones oscuros o dark patterns incluyen técnicas que van desde el uso de banners de publicidad enmascarados tras botones de descarga a la implementación de complicados procesos para que un usuario suscrito a un servicio se pueda dar de baja del mismo. Una vez aprobada la ley, cualquier empresa que viole estas políticas podría afrontar multas de hasta el 6% de sus ingresos globales.

El conflicto en Ucrania sienta precedentes para nuevas medidas de crisis

Debido al creciente flujo informativo derivado de la agresión rusa que está sufriendo Ucrania, se ha tomado la decisión de ampliar la Ley de Servicios Digitales de la UE añadiendo un nuevo artículo en el que se establece un mecanismo de respuesta a la crisis. Su objetivo es paliar los efectos de la desinformación y de la manipulación de la misma, pudiendo requerir a las grandes plataformas limitar posibles amenazas mediante acciones específicas que estarán limitadas a tres meses.

Otra nueva medida surgida a raíz de esta cruzada contra la desinformación es la obligación de realizar auditorías independientes anuales que afectará a las grandes plataformas.

Una medida que se toma en medio de la polémica sobre la privacidad de los internautas

«Nos estamos moviendo en la dirección en la que hacemos que los algoritmos sigan el reglamento democrático, no lo han hecho hoy, pero lo harán a futuro», aseguró Christel Schaldemose, legisladora que dirige la DSA en el Parlamento.

«No solo las plataformas online tendrán que eliminar el contenido ilegal, sino que tendrán que evaluar los daños reales que se derivan de sus servicios hacia menores y el discurso civil en general«, afirmó la legisladora de la UE, Dita Charanzova, señalando que el borrador de la nueva ley aborda los problemas planteados por la denunciante de Facebook, Frances Haugen.

Siendo una medida surgida en medio de controversias y polémicas en torno a la privacidad de los datos de usuario, además del arraigado sentimiento de que la «vigilancia» de las grandes tecnológicas es abusiva debido a que explota las vulnerabilidades de las personas, tal como sucedió en el caso de Cambridge Analytica , la Ley de Servicios Digitales de la UE ha superado diversos obstáculos por el camino hasta llegar a este punto.

Por ahora, a la Ley de Servicios Digitales de la UE aún le queda recibir la aprobación formal por parte del Parlamento y el Consejo Europeo. Una vez esto se logre, saldrá publicada en el Diario Oficial de la UE y, pasados 20 días, entrará en vigor.

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram