Uno de los anuncios más populares el pasado mes de marzo fue la llegada de Apple Card, la tarjeta de crédito de la compañía de Cupertino con la que complementa su plataforma de pagos y que promete una experiencia de usuario única.

Ahora ya es posible conocer a fondo su funcionamiento ya que ha empezado a llegar a algunos dispositivos. Esto es todo lo que tienes que saber sobre Apple Card  y cómo te ayudará a monitorizar y gestionar tus finanzas.

Así funciona Apple Card

Lo primero que debes saber es que, al menos por ahora, no cualquiera podrá utilizarla, ya que se necesita un iPhone con sistema operativo iOS 12.4.

Esta primera versión, pensada para los usuarios de Estados Unidos, solicita una dirección física, fecha de nacimiento, nivel de ingresos y los últimos dígitos de su número de Seguridad Social, y con esta información el banco tras el manejo de la Apple Card, Goldman Sachs, decidirá si acepta o no la solicitud, de acuerdo a Apple, en solo cuestión de segundos.

Si el usuario es aprobado, en un instante tendrá disponible Apple Card en su Wallet junto al resto de sus tarjetas, y podrán acceder a su interfaz creada específicamente para este producto.

Apple Card funcionará como una tarjeta física y virtual, ya que estará vinculada a la app de Wallet en sistemas operativos iOS. Una vez que los usuarios hayan vinculado Wallet con Apple Card, podrán tener acceso en tiempo real al balance de sus operaciones, sus transacciones recientes que se encontrarán organizadas por color de acuerdo al tipo de transacción que sea (viajes, comidas y bebidas, servicios, entre otros).

Además, Apple Card mostrará dónde se realizaron las compras, ya que puede utilizarse en cualquier establecimiento que acepte MasterCard. Su diseño facilita ver los cargos por intereses, gastos y devoluciones, además de incluir gráficos similares a los que puedes encontrar en Apple Watch, pero en lugar de medir tu actividad física se mostrarán para que puedas alcanzar metas financieras que te hayas fijado previamente y eliminar gastos superfluos.

En 2020 habrá 450 millones de usuarios de wallets de pago en el mundo… y el 50% usarán Apple Pay

El programa de recompensas de Apple

Uno de los principales atractivos de Apple Card es que te ofrece un 1% de reembolso en efectivo al utilizar su tarjeta física, mientras la tarjeta virtual te dará el 2% de reembolso en efectivo y un 3% de devolución en compras directas en Apple. Las devoluciones en efectivo se añadirán diariamente a tu saldo de Apple Cash o a la tarjeta de forma mensual como saldo de crédito si no tienes o quieres una cuenta de Apple Cash.

Pero más allá de sus conceptos básicos, hay otros datos interesantes sobre Apple Card. Para comenzar la tarjeta física está hecha a base de titanio con el fin de hacerla más segura, y por extraño que parezca no tendrá número de cuenta, códigos de seguridad, fecha de vencimiento o espacio para la firma.

Para recibir la tarjeta física, hay que solicitarla por medio del móvil y llegará por servicio postal, y para enlazarla con la tarjeta virtual solo hay que acercar el sobre al móvil, ya que cuenta con una conexión NFC (Near Field Communication), tecnología que conecta dispositivos de forma inalámbrica a corto alcance.

Además, Apple Card te asignará tres números de tarjeta de crédito: el número asociado a tu teléfono, el número asignado a la tarjeta física y por último un número virtual que servirá para comprar en sitios web que no acepten Apple Pay.

Para realizar cada compra, Apple Card requerirá un código de confirmación que se mostrará por medio de identificación biométrica, utilizando Face ID o Touch ID. Uno de los matices en su funcionamiento es que la tarjeta física de Apple no es apta para pagos contactless, así que para este tipo de transacciones deberás utilizar directamente Apple Pay en su lugar.

Si bien Apple Card no tiene comisiones, si cuenta con intereses de aplazamiento, si se usa como tarjeta de crédito, que variarán su tasa de acuerdo a la persona y el pago, rondando entre el 12,99% al 24,24%, y otro punto a cuestionar es que si bien el software es totalmente de Apple, cualquier consulta se debe tramitar directamente con Goldman Sachs, por lo que para su internacionalización deberá llegar a acuerdos con otros bancos fuera de Estados Unidos, además de adaptarse a sus reglamentos, lo que no será cuestión de semanas.

Imagen: Macworld

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram