Facebooktwitterlinkedin

Este año, Halloween ha sido… ¡de miedo! Sobre todo para la gente de Streamloots, que ha aprovechado el día más terrorífico del año para conseguir facturar una cifra aterradora: ¡más de 30.000 euros! Sin disfraces, esqueletos, ni brujas malvadas, pero haciendo uso de la magia más especial: la planificación y el buen hacer. Los protagonistas elegidos para esta ocasión han sido los cupones y el canal las redes sociales. ¿Quieres saber cómo lo han hecho?

Aprovechando el testimonio de primera mano de Víctor Campuzano, analizamos el Case Study de la campaña de Halloween de Streamloots

Una campaña de Halloween terroríficamente impactante

Es cierto que hay determinadas fechas en el año, como el Black Friday o el Cyber Monday, en las que ya casi te esperas que los marketeros saquen la artillería pesada para aumentar las ventas de sus negocios. Y, aunque Halloween también sea una fecha señalada en la que los eCommerce se visten de miedo, una campaña del estilo de la de Streamloots no es algo tan predecible y mucho menos con el modus operandi que siguieron.

Qué es Streamloots

Streamloots es una herramienta destinada a un target claro, streamers (habitualmente gamers), que permite que los usuarios interactúen con ellos a través de cartas que pueden comprar. Cuando un espectador utiliza una de esas cartas, todo la audiencia puede verla.

El objetivo de la campaña

El objetivo estaba claro desde el principio: impacto y solo había una semana para prepararse para el gran día. Desde el brainstorming a los primeros pasos pasaron 4 horas: el 31 de octubre irían liberando cupones de descuento mediante publicaciones en las redes sociales que estarían limitados a unos pocos usos. Es decir: quien quisiera usarlos tendría que canjearlos rápido o alguien más podría llevárselos.

Escasez y urgencia: una combinación explosiva. Claro que, de todo lo que te hemos contado aún falta una de las partes más interesantes: el verdadero Truco o Trato de la campaña de Streamloots.

El Truco o Trato de Streamloots: tienes un cupón… o tal vez no

Por supuesto, a la audiencia lo de ir recibiendo cupones con diferentes tipos de descuentos a lo largo de toda una jornada le iba a encantar y, como el tiempo para canjearlos era mínimo, seguro que no se arriesgarían a perderlos. Claro que, estamos hablando de la noche más terrorífica del año, la noche del Truco o Trato, se necesitaba algo más de misterio, algo que consiguieron añadiendo cupones fake que no funcionaban.

Ahora ya no se trataba solo de apurar para utilizar el cupón y quedarse con él. Es que, además, había que arriesgarse a que ni siquiera fuera válido y jugársela sin saber el porcentaje que escondía. ¿Y si los amantes de las estadísticas se sacaban una regla para saber cuándo tocaba un cupón real y cuando uno falso? La mejor forma de evitarlo era soltarlos de forma aleatoria. ¿Cómo han conseguido todo esto en tan solo una semana? Con trabajo bien enfocado y, por supuesto, un buen plan sin ningún hilo suelto.

Un plan efectivo: la clave del éxito de la campaña de Streamloots

Tal y como dice Víctor Campuzano, podía ser fácil que los planetas se alineasen para jorobar un plan o hacer que las cosas se pusieran difíciles. Para conseguir el éxito que se planteaban en Streamloots debían dejarlo todo muy bien atado y la automatización sería su gran aliada en este aspecto.

Con la disponibilidad de los cupones confirmada, tocaba pasar a la siguiente fase: ocuparse de los textos para las redes sociales. ¿Cómo hacerlo rápido y conseguir resultados divertidos? Apostando por el brainstorming espontáneo en la propia oficina, contando con un nativo para las versiones en inglés.

¿Y para deshumanizar el proceso a la hora de publicar y que todo fuera tan espontáneo y aleatorio como querían? Google Sheets y la función de ordenar aleatoriamente quedaron al mando para desordenar los copys y los cupones, mientras que las horas aleatorias de publicación fueron cosa de random.org y su función random time.

Amor a primera vista para cuestiones de impact

Para conseguir el impacto que deseaban, había que llamar mucho la atención y todos sabemos que, en muchas ocasiones, el impacto visual juega un rol clave: los cupones debían aparecer en una imagen, pero no siempre la misma. Nifty Images fue la herramienta clave en este cometido. Nada de hacer múltiples diseños para la misma imagen: una única imagen para cada idioma y el arte de esta aplicación para variarlas de forma dinámica era todo lo que necesitaban.

Metricool o cómo garantizar que el plan sale adelante

Con el plan editorial bien maniatado, tocaba ocuparse de la última fase, esa que garantizara que todo saldría a la perfección. Metricool y su función de importar CSV fueron los elegidos. Solo quedaba exportar toda la info que habían recogido en la hoja de cálculo de Google Sheets a CSV e importarla en el planificador de esta herramienta para redes sociales. Et voilà… ¡Todo programado, planificado y listo para conquistar la red en pleno Halloween hasta facturar más de 30k de euros!

¿Te ha impactado la campaña y el buen hacer de Streamloots de este Halloween? ¡Cuéntanos tu opinión!

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram