Facebooktwitterlinkedin

Los servicios de entrega a domicilio tuvieron un increíble impulso durante la pandemia del pasado año, especialmente al tratarse de comida. Esto, a su vez, abrió camino a nuevos modelos de negocios que han surgido para apoyar este auge, como las cocinas fantasma por ejemplo, y que explota el tirón de la comida a domicilio, siguiendo el espíritu de las dark stores por el que apuestan empresas en otros ámbitos, como C&A en moda o Glovo en… casi cualquier cosa.

De hecho, Glovo ya ha probado este modelo en el campo de la comida, con sus Cook Rooms, al igual que las Editions de Deliveroo. De igual forma también hemos presenciado el nacimiento de varias soluciones independientes como Cooklane, FoodCraft y Cuyna. Este mercado se muestra bastante prometedor, tanto así que Cuyna ha cerrado recientemente una ronda de financiación por 1,5 millones de euros.

Esta ronda fue liderada por Unidata, quien en 2020 también lideró una inversión de capital semilla por 1 millón de euros. Con esta nueva inyección de capital Cuyna pretende expandir su negocio, llegando a contar con 7 cocinas operativas en diferentes ciudades de España.

Cuyna, un servicio de cocinas específico para delivery

Radiografía de las apps de reparto de comida a domicilio en el mundo: un sector de 112.000 M€

Aunque la pandemia ofreció un gran impulso para los servicios de entrega a domicilio, este cambio de modelo de negocio también trajo sus contratiempos. Para los restaurantes el cambio hacia un formato pleno de entrega a domicilio significa una reestructuración de sus procesos, tanto de cocina como en la logística. Es aquí donde entran las cocinas fantasmas, cuyo enfoque primario es la comida para entregas a domicilio.

Cuyna puede ser una startup joven, pero cuenta con la experiencia de Jaime Martínez de Velasco, uno de sus cofundadores. Martínez trabajó previamente con Deliveroo en la implementación de su estrategia de cocinas fantasma en España. Lo que le ha permitido dar un arranque fuerte y estable a este nuevo proyecto. Cuyna ofrece un servicio más especializado y fresco, a diferencia de los Cook Rooms de Glovo o las Editions de Deliveroo.

Este se basa en un doble modelo de negocio: el alquiler de cocinas y el servicio de franquicia digital. El primero, como podemos imaginar, es el servicio de alquiler de los espacios a los restaurantes o negocios. Con esto ofrecen un ambiente de trabajo equipado y dispuesto para la manufacturación de los alimentos para pasar directo a la entrega.

Entre los servicios ofrecidos se encuentran:

  • Cocina llave en mano. Una cocina llave en mano con equipamiento  y suministros incluidos, lista para cocinar y repartir a domicilio.
  • Logística optimizada. Cocinas localizadas en zonas céntricas de alta demanda a domicilio y reducción de tiempos de reparto.
  • Software de pedidos. Software con todo lo necesario, adaptado a las reglas del delivery y 100 % compatible con las herramientas que utilice el cliente.

Por otra parte, la franquicia digital más que un alquiler ofrece una experiencia al cliente, pues no solo se contratan los espacios sino toda la mano de obra. Este modelo ha sido bastante bien acogido por las empresas socias de Cuyna, ya que implica un compromiso más fuerte como explica Martínez a Business Insider.

«Firmamos un contrato muy fuerte de su conocimiento y de sus recetas, y nos hacemos cargo del cocinado. Tenemos un equipo bien formado y especializado en delivery, porque cambia mucho cocinar en sala respecto al envío a domicilio»

Cuyna busca seguir creciendo junto con sus clientes

Actualmente la empresa cuenta con dos centros operativos uno en Valencia y otro en Madrid que acaba de abrir con 20 cocinas en funcionamiento. A estos planea sumar dos nuevos centros en Madrid, uno en Las Tablas y otro en el Paseo Imperial. Además de otro en Barcelona, específicamente en San Gervasi dispuesto para el mes de julio. Finalmente, para completar su meta de 7 establecimientos para fin de año está en conversaciones para abrir uno en Málaga y otro en Murcia.

Con esto Cuyna no solo busca afianzar su posición en las diferentes ciudades españolas, sino ofrecer un canal de expansión para los negocios locales. Por lo mismo, la empresa sigue un proceso de selección riguroso para los restaurantes con quienes trabajan, para así ofrecer un apoyo más asertivo.

Asimismo, Jaime declaró que Cuyna pretende crecer aún más y espera lograr una próxima ronda de inversión por 8 millones de euros. Para esto su prioridad es un socio que no solo aporte capital, sino experiencia dentro del sector: «Lo ideal sería un socio industrial, que tenga mucho que aportar en el día a día, probablemente un socio de restauración o del sector inmobiliario.»

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram