Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Me encontré con  uno de los fundadores de Aplazame (así, sin tilde), Fernando Cabello-Astolfi en una de las calles más concurridas de Madrid e inmediatamente él comenzó a hablar de una de sus pasiones. No son las startups o las empresas ‘fintech’ dos áreas donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional, sino el café.

“Tengo dos cafés favoritos en Madrid, y si disfrutas del café tanto como lo hago yo, estoy seguro de que éste te gustará”, dijo mientras caminábamos por una pequeña calle en las cercanías de Almagro.

Tan pronto como nos sentamos, y con un café en la mano, el último proyecto de Fernando ocupó la mayor parte de nuestra conversación de una hora.

Desde Mayo de 2014, Daniel Molina, Serge Scevenels y Fernando han estado trabajando en Aplazame, una fintech startup con base en Madrid que provee soluciones de pago en eCommerce para usuarios y vendedores online.

Las tiendas que incorporan el plugin de Aplazame o que conectan con su API pueden ofrecer a sus usuarios la posibilidad de pagos aplazados, con la idea de hacer más fácil la compra y venta de productos para todas las partes involucradas, así como proveer de alternativas a los créditos al consumo, que han experimentado un golpe desde la crisis financiera de 2008.

Durante el proceso de checkout en las tiendas seleccionadas -Aplazame está disponible en un puñado de webs de eCommerce-, a los consumidores se les ofrecen varias alternativas de pago, desde un pago único en el futuro inmediato a transacciones aplazadas en un rango que va. usualmente, de los 2 a los 11 meses.

Click To Tweet

aplazame

Aplazame paga directamente al vendedor y establece una relación financiera con el consumidor, que tendrá que pagar un interés por su compra. Estas dos transacciones representan dos aspectos clave de Aplazame como startup y negocio: su capacidad de tener suficiente liquidez disponible para pagar a todos los vendedores y su capacidad de evaluar el riesgo con los consumidores de forma rápida y eficaz.

Click To Tweet

“Cuando les decimos a los vendedores lo que podemos proporcionarles, muestran mucho interés” dice Fernando mientras explica que integrarse con Aplazame puede llevar de dos a seis meses a un vendedor, dependiendo de su tamaño. “En cualquier caso, no es suficiente que a la gente le guste nuestra solución para crecer, también necesitamos una importante capacidad financiera para pagar a los vendedores”, añade.

Aplazame ha cerrado una ronda de inversión con Cabiedes & Partners

Parte de esta capacidad ha sido ya obtenida a través de una inversión hecha por el fondo español de capital riesgo Cabiedes & PartnersFrançois Derbaix (que también es cofundador de Aplazame), pero si las cosas van bien, Fernando espera necesitar mucho más para poder llevar a la compañía adonde quiere estar.

“Necesitamos demostrar que somos capaces de gestionar un gran número de transacciones. controlar al máximo el riesgo y mostrar a los potenciales inversores que ésta es una provechosa e interesante oportunidad”, dice Fernando.

Aplazame sólo pide información básica a los consumidores como su nombre completo, DNI, número de teléfono y fecha de nacimiento. Esto, combinado con los perfiles en redes sociales, datos de solvencia de fuentes públicas y otras informaciones, permite a la compañía crear un perfil de riesgo de cada consumidor.

Click To Tweet

“Si podemos conseguir esto”, dice Fernando, “seremos capaces de generar muchos datos que definen a los consumidores muy bien gracias a dos características clave: qué están interesados en comprar y cómo pagan las cosas habitualmente. Esta es una información muy valiosa”.

Cuanto más rápido pueda Aplazame incrementar el número de transacciones completadas por vendedores y consumidores, más rápido podrá la plataforma aprender y predecir el comportamiento del consumidor, así como analizar riesgos. Pero, como se ha mencionado antes, una parte importante de los resultados de la compañía y de su futuro depende de su capacidad para tener suficiente liquidez para pagar a los vendedores y empresas.

“En un escenario ideal, dentro de un año estaremos bien posicionados para atraer más inversión (o deuda) porque habremos probado nuestra capacidad para construir un negocio viable”, me dice Fernando.

La compañía con base en Estocolmo Klarna, con más de 250 millones de euros de inversión obtenidos hasta ahora, ha demostrado que el modelo funciona. Esperemos que Aplazame pueda hacer lo mismo en España.

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Escribir comentario