Facebooktwitterlinkedin

Lanzar una tienda online es tan fácil o tan difícil como construir un motocicleta nueva. Hay que asegurarse que la calidad es la adecuada, la estructura fuerte y duradera, donde el cliente se sienta seguro y cómodo y no le de vértigo navegar rápidamente.

El eCommerce se ve optimizado gracias a que podemos realizar desde el departamento de marketing campañas orientadas exclusivamente tanto a la site como a los productos que se venden. Pero no solo eso, también podemos y debemos monitorizar las acciones para ver si alcanzamos los objetivos dentro del presupuesto dado. ¿Qué métricas utilizar?

1. Tasa de conversión

El número relativo de usuarios que entraron en su página web y se registraron en un formulario o las que acometieron una compra, se denominan Tasa de conversión. Esta ratio es muy importante porque mide cuánto he de invertir para ingresar, es decir, cuanto más baja sea tal tasa, más costes le generará la página de comercio electrónico.

Para mantener el negocio monitorizado puede usar el Tracking de Google Analytics y tendrá información real acerca del número de sesiones, conversiones, tasas de rebote… y un largo etcétera de métricas.

2. Tiempo de carga de la página

Un estudio realizado por Shopify muestra que el tiempo de carga de la página puede tener un impacto en los ingresos de hasta un 16%. El incremento de la velocidad de carga de una página web se ha convertido en una clara diferenciación y valor añadido de una empresa. Los sitios que cargan más rápidos, tendrán más visitas y menos tasas de rebotes.

Si sus páginas tardan demasiado en cargarse, póngase en la piel de sus consumidores. ¿Por qué esperar tanto? Hay que esperar. Al igual que usted, los clientes se sienten frustrados al ver un producto que quieren pero que no llegan a comprarlo porque tarda en cargar mucho su sitio.

3. Costo de adquisición del cliente (CAC)

Qué es el CAC: cómo calcular (bien) el coste de adquisición de cliente

Si está gastando más dinero del que gana, su negocio no será rentable y tendrá cerca la bancarrota. Para medir la viabilidad de un negocio hemos de considerar métricas como el valor del tiempo de vida de un cliente y el costo de adquisición del cliente. Este último nos muestra la cantidad de dinero que estamos invirtiendo para obtener un solo cliente. 

Por otro lado, hemos de calcular el máximo que podemos gastar por cada adquisición, para mantenernos dentro del presupuesto. Por ejemplo, en un buen caso, si su empresa gana 100 euros y sus clientes se dejan en su sitio web diez veces más de medio, su Valor de Vida de Cliente es de 1.000.

.

Imagen: Depositphotos

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram