Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

¿Conoces Amovens? Se trata de una de las competencias directas de Blablacar, que trata de ganar terreno con una nueva estrategia para poder mantener a flote su operación: empezar a cobrar 1 euro de comisión por todos los pagos online que reciban sus conductores.

Amovens, evitando problemas que se ven venir

Esta app se fusionó en 2015 con la red de coche compartido GoMore, potenciando un modelo de economía colaborativa que busca promover una forma alternativa de viajar reduciendo gastos. Amovens también integra servicios de movilidad, cómo alquiler de coches entre particulares y “FreeCar”, un servicio de renta para particulares, que permite incluso al usuario subalquilar el coche.

Retomando sobre las novedades, Amovens anuncia que incorpora la opción de pagar dichos trayectos vía online en la plataforma, suponiendo la comisión de un euro para los conductores (claro, los que estén dispuestos a aceptar esta modalidad de pago); cabe señalar que hasta ahora, Amovens no tenía coste añadido alguno más allá del precio del trayecto que marca cada conductor.

Click To Tweet

Hasta cierto punto, Amovens lo que ha buscado es tomar decisiones anticipadas antes de que atraviese la misma suerte (y jaquecas) que ha enfrentado su rival Blablacar (este último fue denunciado en España por la patronal del autobús, que les denunció por competencia desleal cuando Blablacar empezó a cobrar una comisión a cada conductor en 2014).

El problema de las startups de movilidad en España

España no ha sido, hasta el día de hoy, un mercado muy amigable para las startups dedicadas al transporte de personas que intenten cambiar el statu quo y la forma en la que el sector ha operado durante las pasadas décadas.

Mientras que los consumidores españoles han recibido con los brazos abiertos a estos servicios, los operadores y autoridades españoles no les han dado una buena bienvenida, lo que ha llevado a la prohibición de Uber (al igual que en otros países europeos)  y a la solicitud de suspensión de BlaBlaCar y Cabify de forma temporal durante el 2015.

Sin embargo, ambas apps ganaron sendas batallas. A finales de 2015, la suspensión de Blablacar fue rebatida por la empresa en los tribunales, argumentando que es “casi imposible” para un usuario obtener  un beneficio por llevar a gente en su coche y que la compañía sólo transmite y gestiona la información que los usuarios proporcionan; por su lado, Cabify se defendió en su propia guerra diciendo que son una agencia que tiene una relación formal con los conductores, y que éstos no facturan a Cabify App por cada servicio sino de forma mensual.

¿Eres o has sido usuario de Amovens? ¿Qué te parece esta app?

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram