Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Hace muy poco que se sabe que Alibaba, El gigante chino del eCommerce venderá coches en su portal B2C Tmall.com, gracias a un acuerdo con la distribuidora china de automóviles Yogda Automobiles, que distribuye en China diferentes marcas de automóviles entre las que se encuentran Chevrolet, Bentley, Jaguar o Land Rover. Su reto de vender coches por Internet, que podrán recogerse en 200 puntos de entrega en China, comenzará con 40 unidades del modelo Chevrolet Epica por menos de 10.000 euros, lo que supone hasta un 40% de descuento sobre su precio en China. Alibaba da un paso en un territorio donde hasta ahora las experiencias han sido poco exitosas: vender coches por internet.

Alibaba fue fundada en Hangzou, China en 1999 por Jack Ma, un profesor de inglés que la creó con la idea de poner en el mercado online a las pequeñas empresas chinas. El modelo elegido fue una marketplace B2B en el que las empresas chinas podían ofertar sus productos en cualquier lugar del mundo. Y desde entonces no ha parado de crecer. En 2014 la compañía empezó a cotizar en el Nasdaq neoyorquino con un valor inicial de 200.000 millones de dólares, en la mayor salida a Bolsa de la historia.

Alibaba no parece tener límites

Alibaba no se conformó con el B2B y bien a través de portales propios como los ya mencionados o bien mediante adquisiciones, ha conformado una constelación de empresas de eCommerce que tocan todos los modelos de negocio: B2B, B2C, B2B2C…con portales como Tmall, Taobao (con funcionamiento similar a eBay), AliExpress (el portal B2C de Alibaba) y un largo etcétera, ampliando su horizonte desde la filosofía inicial de marketplace que le ha reportado tantos beneficios.

Las ventas totales del grupo casi alcanzan los 400.000 millones de dólares y su fundador ha anunciado su intención de superar el billón de dólares (890.000 millones de euros) en un plazo tan corto como cinco años. Han circulado muchos rumores en los mercados sobre nuevas adquisiciones de Alibaba, que tiene la intención declarada de desembarcar a lo grande en Estados Unidos y Europa (ya lo ha hecho, pero de forma discreta) con la adquisición de algún gigante del sector (Yahoo, que tiene un 20% de las acciones del grupo, ha sido el objetivo más insistente de los rumores, después de que Alibaba se quedara con el negocio de Yahoo en China). Alibaba es hoy por hoy la única que está en condiciones de plantarle cara a Amazon en su propio terreno. La idea de vender coches por internet es, por tanto, un paso más en esa estrategia.

Vender coches por internet, la asignatura pendiente del eCommerce

Vender coches por internet ha sido siempre una piedra en el zapato para el eCommerce, además de para el comercio offline fuera de los canales oficiales de las marcas. En Europa la venta de coches está controlada casi en su totalidad por las propias marcas a través del sistema de concesionarios oficiales. El Corte Inglés ya intentó vender coches por internet en 2001 con Manycars, que fue un fracaso absoluto. La situación es simple: No se pueden vender coches por internet porque los fabricantes, que controlan su propia red de distribución, no quieren.

Lo mismo ha sucedido con las tiendas multimarca, la norma en Estados Unidos y una porción residual del negocio en Europa. ¿El motivo? Los fabricantes de automóviles temen la guerra de precios que podría desatarse en un entorno en el que la fidelidad de los clientes es muy alta, por encima del 50% en muchos casos. Es comprensible que las marcas no quieran exponer a sus clientes fieles a la comparación directa en la misma tienda. No ocurre así, por el contrario, en el mercado de segunda mano, donde las marcas no tienen interés directo y las tiendas multimarca y la venta por internet son la norma.

Por otra parte, la venta de coches por internet dispararía el showrooming, ya que casi nadie se arriesga a comprar un coche sin probarlo, o al menos sin sentarse en él. Esto presionaría a los concesionarios actuales a bajar los precios, por lo que a su vez éstos presionarían a los fabricantes en el mismo sentido. Además, las regulaciones de la UE sobre el sector no permiten a los fabricantes vender coches directamente al consumidor final.

Quizá en el futuro la presión de gigantes del eCommerce como Alibaba o Amazon acabe haciendo mella en las marcas de automóviles y se decidan a pedir un cambio legislativo, pero no es algo que esté en el horizonte a corto plazo, dado que la industria automovilística es la joya de la corona de la producción industrial europea.

¿Qué crees que sucederá? Ves viable una experiencia similar a la de Alibaba de vender coches por Internet pero en España?

Shares