Tiempo de lectura: 2 minutos
Shares

Hace unos días hablábamos del embudo de conversión a raíz del lanzamiento de un interesante ebook editado al respecto por BrainSINS. En él podemos leer sobre el viaje que emprende un internauta desde que decide entrar en un eCommerce hasta que finalmente completa su compra. Este proceso está plagado de momentos cruciales en los que la posibilidad de venta puede perderse. De todos los usuarios que acceden al website, sólo una mínima parte terminan en ventas online en España, así que las empresas de eCommerce deben ser extremadamente cuidadosas con los más mínimos detalles. Sobre todo, al final del camino.

eCommerces derrotados en el último suspiro

Según la compañía de servicios de pago Trustly, el 35% de las ventas online en España se frustran en el momento del pago. 600.000 intentos fallidos de pago al día que equivalen a 600.000 posibilidades menos de ingresos para las necesitadas arcas de los eCommerce de nuestro país.

Esta terrible cifra lo es más si tienes en cuenta lo que comentábamos al principio de este artículo. Trata de imaginarlo: después de todo un viaje plagado de peligrosas posibilidades de abandono, un fatigado pero esperanzado usuario llega empujando a duras penas su carrito hasta la frontera final, ésa en la que sólo un clic en un botón de colores llamativos le separa de convertirse en cliente, y, justo en ese decisivo momento, “algo” le hace echarse atrás y ponerse a buscar videos de gatitos en YouTube.

Tratando de mejorar las ventas online en España

Por supuesto, las empresas dedicadas a gestionar los pagos de la ecommercesfera se han puesto manos a la obra para localizar ese “algo”, los motivos de este comportamiento. Los principales sospechosos son estos tres:

  • Miedo al fraude financiero. Según el CIS, el 54% de los españoles no se sienten seguros pagando con su o su tarjeta de crédito en Internet.
  • Límite de crédito de la tarjeta que imposibilita el pago
  • Escasas opciones. Las posibilidades de abandonar una operación online aumentan cuanto menores son las opciones de pago disponibles. A pesar de que sólo el 3% de los españoles escoge la transferencia como forma de pago, ésta, junto con otras como la tarjeta de crédito, PayPal y el contra reembolso completan un abanico óptimo de posibilidades para los clientes.

Al menos, y aunque perder 600.000 posibilidades de ventas online en España es demasiado, nuestro país  se sitúa en la cuarta posición en facturación de los eCommerce europeos. Imagínate qué sucedería si no se produjesen esos abandonos.

¡Mantente al día!

Recibe los mejores contenidos de marketing digital y comercio electrónico en tu email.

Acepto recibir comunicaciones comerciales perfiladas conforme a la política de privacidad de Iniciativas Virtuales.

Mostrar comentarios (1)