Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

El gigante de internet, Google, tiene entre manos una estrategia nueva y muy sorprendente. Próximamente se podría incorporar un adblocker en Chrome, su navegador, tanto en versión de escritorio como en móvil.

La lucha interminable entre los adblockers y los grandes de internet

Como te hemos comentado varias veces, la lucha entre la publicidad y los adblockers ha ido creciendo a lo largo de los años. Si bien es cierto que los ingresos de muchos sitios de internet, incluyendo a los gigantes como Google y Facebook provienen directamente de la publicidad en sus plataformas, también es verdad que esta publicidad debe ser adecuada para no generar molestias en los usuarios.

De acuerdo a los resultados del informe presentado por PageFair, durante 2016, un 11% de todos los internautas del mundo utilizaron algún software de bloqueo para impedir la aparición de ventanas publicitarias en sus páginas web favoritas.

Y es que hemos llegado a un punto en que la publicidad invade nuestra vida digital, y muchos de estos anuncios además de no estar basados en los intereses de los usuarios, son realmente molestos y hasta causan sensación de acoso, justamente lo contrario a lo que se quiere lograr con ellos.

Google quiere proteger la experiencia de usuario al integrar un adblocker en Chrome

Pero, ¿por qué Google, que básicamente genera la mayor parte de sus ganancias por medio de la publicidad, querría añadir un adblocker en Chrome? Bueno, es que el objetivo no es eliminar la publicidad, simplemente restringirá aquellos anuncios que infrinjan los estándares de buenas prácticas.

Los estándares de buenas prácticas en publicidad

Hace unas semanas, te comentábamos sobre la resolución a la que llegaron los integrantes de la Coalition for Better Ads, que está integrada por líderes del sector de los medios de comunicación y empresas de todo el mundo, incluyendo a Google.

En este comunicado, se destacaron los formatos de anuncios que más molestan a los usuarios, que son considerados molestos y abusivos y crean una barrera con los consumidores, creando la necesidad de instalar un adblocker.

Si Google integra un adblocker en Chrome específicamente para filtrar aquellos formatos que empeoren la experiencia de usuario, como pop-ups, interstitials y la reproducción automática de audio y vídeo, es posible que los usuarios no instalen una extensión de bloqueo de anuncios de terceros.

Con ello, además de crear un ambiente libre de anuncios molestos e invasivos y mostrar los anuncios que verdaderamente logren impactar amigablemente a los usuarios, también permitiría que la publicidad siga siendo el medio para obtener ganancias en internet.

La gran decisión entre imponer o no imponer los formatos amigables de publicidad

Su navegador es ampliamente aceptado por parte de los usuarios de internet, que cuenta con casi la mitad del mercado, y al colocar un adblocker en Chrome y activarlo de forma predeterminada, detendría el crecimiento de los adblockers de terceros, que no siempre son la mejor opción ya que muchas veces cobran a las compañías para “saltar” sus bloqueos, como el caso de Adblock Plus.

Aún no se sabe con certeza si este proyecto se llevará a cabo, ya que ofrece muchos peligros potenciales. Google ha estado tras estrategias de control del formato de los anuncios desde hace tiempo, pero esta medida sin duda atraerá las críticas de algunas organizaciones anti monopolio y de sus pares en la industria. Pero, de seguir con esta estrategia, este cambio en Chrome podría ser anunciado durante las próximas semanas.

¿Estás de acuerdo en que se integre un adblocker en Chrome?

Imagen: Emaze

Shares