5 tendencias que marcarán el rumbo de la logística y la paquetería en 2024

El sector logístico enfrenta un 2024 desafiante, impulsado por la tecnología y la sostenibilidad, marcando cinco tendencias clave.
19 de febrero, de 2024
Copiar enlace

El año 2024 se presenta como un ejercicio muy exigente para el sector de la logística y la paquetería. Junto con las previsiones de incremento de la actividad, las compañías deberán afrontar retos como la integración tecnológica, las nuevas normativas en materia de sostenibilidad o la respuesta a la cambiante demanda de los usuarios. En la evolución del sector a corto plazo pueden identificarse cinco tendencias principales.

1. La inteligencia artificial como la clave de la eficiencia operativa

El informe “Pymes: pequeños negocios, grandes oportunidades”, de la consultora The Cocktail, señala que el 25% de las pymes españolas ha incorporado o piensa incorporar la IA y el 48% reconoce que ofrece una oportunidad significativa para el crecimiento del negocio. David Niñoles, Chief Data Officer (CDO) de GLS Iberia, explica que “la implementación de tecnologías basadas en la IA permite optimizar las operaciones, mejorando la eficiencia en la gestión de la cadena de suministro y ofreciendo un servicio más personalizado a nuestros clientes”. Como ejemplo, especifica tres beneficios actuales de la aplicación de la IA: minimizar el índice de anomalías en el procesamiento de envíos; optimizar el desarrollo de apps para usuarios y repartidores; o reducir los tiempos de respuesta en la atención al cliente gracias a asistentes virtuales.

2. Nueva fase en la automatización y robotización de procesos

Cada vez más vinculadas a la IA, las tecnologías de Industria 4.0 contribuirán de forma decisiva a aumentar la productividad y la capacidad logística. La automatización y la robotización de procesos permiten incrementar la velocidad de gestión de mercancías, sin perder precisión y focalizando la intervención humana en los procesos de mayor valor. Uno de los hitos del sector en materia de innovación de los últimos meses es la puesta en marcha del hub de GLS en Madrid Km 0. Estas instalaciones son referentes en España por la implantación de sistemas como la singularización dinámica, que garantiza productividades por encima de los 12.000 paquetes/hora, o las básculas dinámicas triples, que facilitan el pesaje y volumetría dinámica a más de 2,9 metro/segundo.

3. Experiencia del cliente: personalización y flexibilidad

La innovación será también decisiva para seguir desarrollando soluciones que ofrezcan una experiencia más personalizada y flexible a los clientes, mejorando todas las fases del servicio: desde su solicitud a la valoración final, pasando por el seguimiento continuo o la oportunidad de ajustar en tiempo real el lugar e instrucciones de entrega. En este sentido, David Niñoles detalla la apuesta de GLS Spain por “la digitalización de la última milla, a partir de soluciones que permiten la interacción inmediata con los usuarios mediante múltiples canales (SMS, email o la app My GLS)”. Otros ejemplos de aplicación de la tecnología para agilizar estos procesos son el uso de impresoras portátiles para un etiquetado instantáneo de los paquetes o la opción del pago con tarjeta en el mismo momento de la recogida.

4. Recommerce: la economía circular en auge 

En la evolución de los hábitos de los consumidores destaca la popularización del recommerce y, particularmente, de la compraventa online de ropa de segunda mano (según un estudio de Boston Consulting Group, aumentará entre un 15 y un 20% hasta 2026). En este sector, el éxito de las plataformas de segunda mano se verá reforzado por la propia apuesta de las marcas por comercializar productos vintage en sus catálogos. Todo ello debe suponer un nuevo incremento de la demanda de servicios logísticos.

5. El reto continuo de la sostenibilidad ambiental

Aunque no suponga una novedad, la reducción del impacto ambiental continúa siendo el gran desafío del transporte y la logística, intensificado por la creciente preferencia de los consumidores por las compras responsables y la aprobación de normativas cada vez más estrictas. A la espera de la tramitación en España de la Ley de Movilidad Sostenible —se prevé que se reactive en el primer trimestre—, ya está en vigor la normativa CSRD sobre información corporativa en materia de sostenibilidad. Esta nueva ley europea aumenta la exigencia sobre las medidas a adoptar en los tres criterios ESG de la sostenibilidad (ambiental, social y gobernanza). 

En el ámbito ambiental, el Grupo GLS desarrolla el programa Climate Protect, que tiene el objetivo de alcanzar en 2045 las cero emisiones de CO2 derivadas de sus operaciones, mediante medidas como la progresiva conversión de su flota a vehículos de cero y bajas emisiones, entre muchas otras acciones.

Aunque no suponga una tendencia como tal, la evolución del sector estará también condicionada por la inestabilidad socioeconómica a nivel global que, como se ha comprobado en los últimos años, impacta de forma directa en los hábitos de consumo. Por todo ello, la agilidad en la interpretación y adopción de tendencias será clave para mantener la competitividad. La anticipación, la adaptabilidad y el compromiso con la excelencia se erigen como los pilares que guiarán a las empresas hacia un futuro más eficiente, sostenible y orientado al cliente.

 

Publicado por

Suscríbete a M4C

Únete a nuestro canal de Whatsapp

¡Todo lo que necesitas saber!

Apúntate a nuestra newsletter y recibe gratis en tu correo nuestros mejores artículos sobre eCommerce y marketing digital.