Facebooktwitterlinkedin

Razones haberlas, haylas, muchas y de distinto tipo. Y aquí te las vamos a dar para que sepas por qué rediseñar la página web de tu marca debería ser una tarea obligatoria para ti cada cierto tiempo. Y no digo que ese tiempo sea todos los años sin excepción, pero al menos cada 24 meses deberías echar un ojo al diseño para confirmar si sigue estando actualizada. 

Por qué debes rediseñar la página web de tu marca cada cierto tiempo

1. El usuario se acostumbra a cosas nuevas

¿Conoces a alguien que no navegue por internet prácticamente a diario? Si se te viene alguien a la mente, seguro que no son más que unas pocas personas y que, de ellas, la mayoría tenga una cierta edad. A lo que vamos: la mayor parte de la población navega a diario por internet, ver páginas nuevas, se encuentra imágenes sorprendentes o formas innovadoras de presentar la información. 

En apenas unos años, el formato web que se encuentre el usuario medio puede cambiar. Y bastante. Por ello es imprescindible que tu site esté perfectamente adaptado a los nuevos diseños y no genere esa impresión de web aburrida y sin actualizar. 

¿Un ejemplo? Los sliders rotatorios en la parte superior de una web. Hace unos pocos años se pusieron de moda y te los encontrabas hasta en la sopa. Desde que se probó que no resultan útiles para el usuario (que no se va a quedar inmóvil esperando a que pasen lentamente para leer toda la información), comenzó su progresiva eliminación. Y eso el usuario, aunque de forma inconsciente, lo sabe.

2. Los motores de búsqueda cambian su algoritmo

Los motores de búsqueda están siempre innovando. Siempre. Lo que intentan es lograr nuevas formas de que el usuario encuentre la información que necesita lo más rápido posible. En consecuencia, tener una web actualizada y enfocada a satisfacer los deseos del todopoderoso Google te va a venir fenomenal. 

A cambio, el buscador te brindará un mejor posicionamiento en los resultados, lo que podrá generar un aumento considerable de tu tráfico y, probablemente, de tus ingresos. ¿Y qué marca no quiere eso? Eso sí, para ello, debes saber cómo crear una página web nueva o modificar la antigua en caso necesario.

3. Tu negocio va cambiando con el tiempo

Hay muchos negocios en los que las cosas cambian en apenas un par de años. En esos casos, la web debe reflejar ese tipo de cambios. ¿Cómo? Pues explicando nuevos productos o servicios, incorporando nuevas categorías o brindando información sobre las nuevas opciones que ofreces a tus clientes. 

No hay nada peor que darte cuenta que una web ya no refleja a la empresa a la que, supuestamente, representa. Así que si hay algún cambio en tu compañía, lo mejor es que te plantees seriamente el rediseñar (al menos en parte) tu página

4. La actualización constante da mejor imagen

La sensación de profesionalidad que brinda una web vibrante, actual e innovadora es infinitamente mayor que la de un site aburrido y anticuado. Y si tus potenciales clientes se dejan llevar por esa sensación y ven la web de tu competencia impecablemente actualizada, no se lo pensarán dos veces y se irán con ella de cabeza. 

Así que de la misma forma que cuidarías el escaparate de tu tienda para que los viandantes no lo encuentren sucio y desagradable, cuida el diseño de tu web para que siempre dé la impresión de estar limpio, ordenado y actualizado. 

5. Quizá necesite una puesta a punto

Las anteriores razones son de peso, por supuesto. Pero esta se lleva la palma. Si tu web tiene un lenguaje de programación obsoleto, la experiencia de usuario es mala, tiene un tiempo de carga excesivo, la navegación no está adaptada al móvil o la conversión es mala,… ¿a qué esperas?

Es decir, hay muchas razones por las que debes rediseñar tu web cada cierto tiempo, pero si ves que algo falla claramente, mejor arréglalo cuanto antes, sin dejar pasar ni un minuto más. Así que… ¿manos a la obra? 

 

Mantente informado de las noticias más relevantes en nuestro canal de Telegram