Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La tecnología biométrica está en pleno desarrollo y se ha convertido en una alternativa real al uso del dinero o de las tarjetas de crédito. De hecho, los usuarios más aventajados ya saben lo que es pagar con un selfie.

Es una solución segura y efectiva en la que muchas compañías han estado invirtiendo con el fin de aplicarla en beneficio propio y en provecho de sus clientes.

Es el caso de Mastercard, que esta semana ha iniciado un programa piloto con el que se pueden hacer compras en internet mediante un autorretrato. Este experimento tiene una duración limitada y cuenta con la participación de 500 usuarios de Mastercard.

Durante los meses de septiembre y octubre pueden realizar cualquier compra online y pagar con un selfie. Esta operación es posible gracias al uso de una tecnología específica que permite hacer un escaneo del rostro y digitalizar esa cara, de forma que se crea un código registrado en los servidores de la compañía y asociado a la tarjeta de ese titular concreto.

Así es pagar con un selfie

La clave del éxito de este sistema es el reconocimiento facial y no un simple autorretrato del comprador que busca validar sus pagos. El funcionamiento es muy sencillo: el usuario realiza una compra y selecciona la opción de reconocimiento facial en la aplicación de Mastercard instalada en su teléfono móvil. A continuación, se activa la cámara delantera del smartphone para detectar su rostro. Una vez localizado y centrado, un simple parpadeo de ojos valida la autenticidad del cliente y confirma el pago.



 

Ese pestañeo se convierte en una prueba de vida y en un gesto capaz de evitar suplantaciones de identidad, es decir, que alguien pueda usar una foto tuya mientras sostiene el teléfono para confirmar una compra.

Este mismo sistema, además de pagar con un selfie, permite al usuario identificarse mediante huella dactilar. En este caso, solo es mecesario que el usuario coloque el dedo sobre el teléfono para que pueda ser escaneado y cotejado con la huella del cliente que Mastercard tiene archivada. Si los datos coinciden, la orden de pago se hace efectiva.

Estos dos nuevos métodos de seguridad no son los únicos que la compañía planea probar en los próximos meses, también trabaja en dos programas específicos que funcionan con el reconocimiento de voz y con los latidos del corazón.

Pagar con un selfie: un sistema fiable y efectivo

Mastercard toma la iniciativa, aprovecha el gusto de las nuevas generaciones por el autorretrato e inicia un período de prueba para pagar con un selfie que en el futuro le permita liderar el uso de contraseñas biométricas para proteger nuestros datos privados, certificar nuestra identidad y realizar cualquier tipo de transacción online.

Sin fraudes, de forma rápida, fiable y efectiva. Atrás quedarían ya los PIN y las contraseñas, susceptibles de robo y olvido, para dar paso a un algoritmo único, resultado de ‘mapear’ el rostro o la huella dactilar de cada usuario.

Para la fase de experiementación en la que medio millar de usuarios pueden pagar con un selfie, la empresa americana ya ha conseguido el respaldo de Apple, Samsung, Blackberry, Google y Microsoft. Ahora se trata de solucionar fallos, y a medio plazo, hacer un lanzamiento real de esta nueva tecnología con vistas a un futuro más seguro.

Con todo, las ventajas de la autentificación biométrica van más allá de la mejora de la seguridad. La tasa de adopción en el sector financiero promete seguir aumentando, de forma que la biometría esconde potencial suficiente para transformar el sistema de pagos móviles.

Shares