Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Si hace escasos días te hablábamos de las claves para conseguir un rebranding brillante, seguimos en el ámbito del diseño para explicar cómo crear un manual de identidad corporativa para tu marca. Y es que si quieres mejorar la imagen de tu negocio y conseguir mayores resultados, además de un buen logotipo necesitarás un manual de identidad corporativa que defina las normas básicas de tu empresa en lo que a comunicación se refiere.

El manual de identidad corporativa para tu marca es fundamental para que todas las personas que trabajan en torno a ella (de forma interna o externa) tengan una guía de referencia y sepan utilizar de forma correcta los elementos gráficos corporativos. Aunque cada manual puede (y debe) tener sus propios apartados, hay una serie de elementos básicos que toda guía de estilo debe tener, y que detallamos a continuación.

6 elementos que debe incluir un manual de identidad corporativa

En lo que sigue enumeramos los apartados o elementos básicos que debería contener el manual de identidad corporativa para tu marca. 

1. Definición de la marca y su filosofía

La mayoría de los manuales de identidad corporativa comienzan con una introducción teórica sobre la marca de que tratan, y los principales valores de la misma. En pocos párrafos, debes explicar de qué va tu negocio y cuál es su filosofía.

2. El logotipo

El logotipo es el corazón del manual de identidad corporativa. A partir del logo se definen todas las ejecuciones gráficas de la marca. En la parte dedicada al logotipo debes crear, a su vez, distintos apartados: 

  • El logotipo creado, y una breve explicación sobre el mismo y su relación con lo que representa.
  • Construcción del logotipo. En este subapartado debes representar el logo sobre una cuadrícula y detallar proporciones y medidas del mismo. La intención de todo ello será que el logotipo se vea siempre igual, indistintamente de si éste se aumenta o se reduce de tamaño.
  • Tamaños mínimos de reproducción del logo.
  • Colores. Debemos extraer la información sobre todos los colores utilizados en el logo, tanto los principales como los secundarios. Generalmente los colores van acompañados en este subapartado de su información: Pantone, con sus mismas versiones en RGB, CMYK y equivalente para web.
  • Versión en blanco y negro del logotipo.
  • Versiones cromáticas. Cómo puede variar el logo cromáticamente en función del fondo donde esté colocado, o en base a una determinada aplicación del mismo.
  • Usos no permitidos del logo. Es importante definir una serie de usos no permitidos del logo (desproporciones, colores imposibles, etc).

3. Tipografía

 Un apartado muy importante es el que define las tipografías corporativas. Esto es, aquellas fuentes tipográficas utilizadas en el logo y sus variantes (papelería, etc). Se debe representar cada familia tipográfica, definiendo los tamaños que se utilizarán: si se trata de web, en papelería, otras aplicaciones, etc. También es interesante plasmar los colores de fuente, así como el uso de negritas o cursivas. Cuanto más masticada esté la información en este punto, más sencilla será su posterior aplicación. 

4. Papelería

 La guía de estilo tendrá que reflejar todo lo relacionado con la imagen para tarjetas corporativas, carpetillas, hojas en distintos tamaños, sobres, facturas, etc. Toda la parte de papelería debe tener un estilo homogéneo, ir en la misma línea, aunque quizás lo más importante es la creatividad aplicada a partir del logo. 

5. Usos audiovisuales y medios sociales

En la era digital, se hace imprescindible definir una serie de normas de uso de tu logo para distintas redes sociales (tamaños, por ejemplo), así como el comportamiento del logo ante fotografías o vídeos.

6. Otras aplicaciones

 Muchas marcas cuentan con vehículos de empresa, uniformes, incluso merchandising. Debes definir este tipo de aplicaciones del logo previamente, y plasmar en el manual su diseño y correcto uso.

Con estos apartados básicos puedes configurar tu mapa de estilo -llamémoslo así- cuyo principal fin es llevar a todo tu equipo a hacer las cosas bien en lo que a la parte gráfica se refiere. Es importante introducir los máximos detalles posibles para evitar posteriormente errores, y dar al propio manual corporativo un diseño coherente y claro. 

¿Te interesan los temas relacionados con la identidad corporativa y el diseño? Entonces deberías echarle un vistazo a:

Shares