Tiempo de lectura: 5 minutos
Shares

Desde su aparición, las aplicaciones de mensajería y streaming no han dejado de generar polémica a su alrededor. Con apps directamente señaladas como vías utilizadas para el acoso y la extorsión, en las últimas semanas hemos asistido a varios casos de difusión de actos violentos y crímenes en directo a través de vías tan populares como Snapchat o Periscope. Una serie de hechos terribles que han despertado un debate latente, pero inevitable, como suele suceder cada vez que una nueva tecnología se populariza a nivel masivo: ¿Deberían Periscope y otras apps de streaming controlar el contenido de sus vídeos antes de emitirlos?

A una escala bastante modesta, hemos intentado trasladar esta pregunta a nuestra base de followers en Twitter, con unos resultados bastante claros:


En cualquier caso, ya que hemos abierto el debate, veamos cuáles son los argumentos a favor y en contra de estas dos opciones, empezando por la que más apoyos ha conseguido en Twitter.

No, las apps de streaming como Periscope no deberían controlar el contenido de sus vídeos antes de emitirlos

Revisemos algunos de los argumentos para votar NO:

1. Sería censura

Desde hace milenios, los más poderosos (ya sea a nivel político, religioso o económico) han tenido el control sobre lo que se podía o no decir, escribir o cantar. Incluso hoy en día, los grandes medios de comunicación siguen teniendo el poder de controlar qué hechos son noticia y cuáles no. Herramientas como Periscope o Facebook Live (como lo fueron los blogs en su momento) permiten democratizar el acceso a los medios de comunicación masivos, ofreciendo a cualquiera, una vía para hacer llegar su mensaje a cualquier persona del mundo. Comenzar a controlar las emisiones en Periscope sería, directamente, un retroceso en las libertades de los usuarios. ¿Es aceptable un movimiento semejante en pleno siglo XXI?

2. Sería imposible (o casi)

Incluso técnicamente, sería muy complicado que Twitter pudiera controlar en cualquier momento las emisiones que cualquiera de sus cientos de millones de usuarios en todo el mundo pudiera realizar. El esfuerzo técnico y económico lo haría inviable y obligaría a cerrar las apps para siempre.

3. Periscope y Facebook Live dejarían de tener sentido.

Uno de los grandes atractivos de estas apps de streaming es la posibilidad de interactuar en tiempo real con la persona que está al otro lado del móvil, tanto si es un espectador como un emisor de contenidos. Si los contenidos se emiten con algún retraso para poder ser controlados, su interés caería (muy) en picado.

Sí, las apps de streaming como Periscope deberían controlar el contenido de sus vídeos antes de emitirlos

Pero como ves en nuestra encuesta, también hay gente que defiende la postura contraria. Veamos qué argumentos pueden utilizar para votar SÍ:

1. La seguridad es más importante.

Puede que controlar los contenidos que se emiten a través de las apps de streaming sea difícil, pero eso no debería justificar que se pudiera emitir cualquier cosa a través de ellas. Si Twitter, Snapchat, Facebook o cualquier empresa propietaria de estas herramientas no puede garantizar que no son utilizadas con fines criminales, deberían simplemente cerrarse.

2. El falso directo

La forma de controlar el contenido de los vídeos ya existe, se llama Broadcast Delay (retraso en la emisión) y se ha utilizado en televisión en acontecimientos tan seguidos y masivos como la SuperBowl, por ejemplo. Así, los telespectadores ven lo que sucede con unos segundos de retraso para que la productora de la señal pueda cortar (o censurar) la emisión en el caso de que algún hecho violento o sexualmente explícito que se produzca pueda llegar a las pantallas de los espectadores.

Más allá de esto, el directo no es tan relevante. Tras la popularización de la televisión digital terrestre, vía satélite o a través de Internet, los espectadores se han acostumbrado a ver las emisiones en directo con ocho o diez segundos de retraso. Asúmelo: cuando viste a Usain Bolt saltar de los tacos de salida, hacía rato que había batido el récord del mundo de los 100 metros lisos.

3. Es un medio de comunicación

El debate final a resolver en este caso es si una herramienta que permite que una persona difunda sus mensajes en directo a todo el mundo debe considerarse como una app más o como un medio de comunicación en toda regla. Como tal, las apps como Periscope deberían estar sujetas a las leyes que prohíben la difusión de contenidos violentos en televisión, por ejemplo. A nadie le parecería razonable hoy en día que una cadena de televisión anunciase la próxima comisión de un terrible crimen en directo y lo retransmitiese a continuación sin enfrentarse a demandas y consecuencias legales.

¿Es Periscope la dueña de un gigantesco canal de televisión? Si lo es, debería regularse como cualquier otra

Más allá del debate: la situación actual

Como ves, hay argumentos para sostener las dos posturas. Pero antes de que nos dejes la tuya, quizá sea conveniente que conozcas un dato relevante: Periscope ya controla los contenidos, pero después de que se hayan emitido.

Tal y como recoge su regulación, “la idea es que Periscope ofrezca un entorno abierto y seguro. A fin de que la plataforma se mantenga saludable, no se permite el contenido gráfico explícito. El contenido gráfico explícito incluye, entre otros, muestras de abuso infantil, abuso animal o daño físico. Periscope no es para contenido que tenga la intención de incitar a la violencia o que incluya una amenaza directa y específica de violencia hacia cualquier individuo. Periscope se reserva el derecho de permitir la publicación de contenido delicado cuando sea artístico, didáctico, científico o de valor informativo”.

Como ves, este control se realiza, pero después de que se haya producido su emisión. ¿Debería realizarse también antes?

 

Imagen: ShutterStock

Shares