Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

En un eCommerce, por lo general, la tasa de conversión es de aproximadamente un 2%. Una tasa inferior indica que es necesario hacer ciertos ajustes con el fin de alcanzar los objetivos planteados, mientras que una tasa superior muestra que la tienda online cumple con las expectativas y que el eCommerce funciona bien.

Muchos vendedores creen que únicamente basta con crear una tienda online para que la venta de sus productos se ponga en marcha, pero cuando se ponen manos a la obra, se dan cuenta de las dificultades que entraña adentrarse en el mundo del eCommerce.

Una buena campaña publicitaria puede servir para levantar el tráfico inicial, que suele ser bastante bajo, pero el número de visitas no debe ser el único quebradero de cabeza. Es muy importante estar muy activos y vigilar a la competencia, ya que nunca descansa. Las empresas de eCommerce se actualizan constantemente para conseguir sorprender y retener a sus usuarios.

Para mejorar la tasa de conversión de un eCommerce pueden seguirse una serie de pautas:

Mejorar la velocidad de carga de la tienda

Aunque parezca absurdo, si un eCommerce es muy lento, contribuye directamente a que los clientes se cansen de esperar y acudan a la tienda online de la competencia. Con un tiempo de carga muy elevado es muy difícil conseguir aumentar el tráfico del sitio y hacer que los clientes regresen. También hay que tener en cuenta que la velocidad de carga es uno de los factores más valorados por los buscadores de cara al posicionamiento natural en las búsquedas.

Simplificar al máximo todo el proceso de registro o compra

Los gestores de tiendas contienen formularios estándar de registro, pero no siempre es necesaria toda esa información. Se debe intentar que el proceso de finalización de la compra sea lo más sencillo y rápido posible para los clientes.

Revisar que todos los botones sean visibles

Es muy importante captar la atención del cliente y que los botones de acción (CTA) se destaquen sobre otros elementos del sitio, ya que pueden distraer al usuario. La navegación debe ser intuitiva y el cliente debe saber siempre la ubicación del botón.

Comprobar de vez en cuando que la tienda funciona

Es recomendable realizar compras de vez en cuando en la tienda online con el objetivo de ver que todo funciona correctamente. El eCommerce debe estar diseñado para que cualquier usuario, experto o no, pueda manejarse con soltura y adquirir los productos que desee sin mayores complicaciones. Este debe ser uno de los principales objetivos, así como dar a los clientes un buen servicio de personalización en el eCommerce.

Realizar cambios

Según varios experimentos, y una vez que la tienda online se encuentre en producción y lleve una temporada funcionando, es de gran utilidad realizar pequeños cambios en el eCommerce (modificar textos, cambiar algunos elementos de ubicación, los colores de botones…) Esto servirá para comprobar cuáles son las acciones que aumentan la tasa de conversión y las que la disminuyen. Es aconsejable realizar una copia de seguridad de todo lo anterior antes de realizar cambios, con el objetivo de que sea posible volver hacia atrás en caso de que a los clientes no les acabe de convencer el nuevo diseño.

Utilizar herramientas de personalización

Herramientas como Blueknow sirven para aumentar el AOV (valor medio del carrito) e incrementar las ventas.

Shares