Tiempo de lectura: 4 minutos

Internet se ha convertido en nuestro mejor amigo, nos acompaña constantemente en nuestro día a día, actualmente creemos que sin él no podríamos vivir. Es tan absorbente, que seguramente pasamos más tiempo con él que con personas de carne y hueso. Pero también se puede convertir en nuestro enemigo. A pesar de que el eCommerce es cada vez más seguro, todavía es necesario estar alerta ante posibles amenazas: por este motivo, en este post queremos hablarte de las cinco estafas más comunes en la red… y cómo evitarlas.

Las 5 estafas más comunes en Internet

1. Estafas con pagos anticipados

En este caso, la estafa más común de todas, y se encuentra en las compras online. No es lo normal, no temas, pero hay vendedores que no entregan jamás el producto que han vendido.

Imaginemos que hemos comprado una mesa y unas sillas de segunda mano a un vendedor privado. Normalmente, en los comercios online siempre se paga antes de la entrega del producto, así que es lo que hemos hecho. Pero, pasan los meses y el pedido no nos llega. Si es así, acabamos de ser víctimas de una estafa, y el vendedor se ha quedado con nuestro dinero.

Para evitar este tipo de estafas, es recomendable que nos aseguremos que la web del vendedor es real, y que este ya ha vendido con anterioridad. Para ello, es importante mirar (si las hay) las valoraciones que le han hecho otros compradores. Pero si realmente queremos evitarnos quebraderos de cabeza, es mejor comprar en páginas reconocidas, para asegurarnos que el producto va a llegar. 

2. Estafas a través de la tarjeta de crédito

Esta estafa es muy similar a la explicada en el punto anterior, pero con la diferencia que en este caso, el vendedor además de quedarse con nuestro dinero y no enviarnos nunca el producto, ya que este no existe, también se queda con los datos de nuestra tarjeta de crédito. De esta manera, puede realizar sus propias compras pero a nuestro nombre y con nuestro dinero.

Para poder detectar estafas de este tipo, debemos fijarnos en el precio del artículo y compararlo con otras webs. Normalmente, se trata de webs falsas que ofrecen sus productos a un precio muy atractivo para el consumidor, de esta manera, se aseguran que la compra se va a realizar a través de su página.

3. Phishing

Esta palabra proviene del verbo inglés Fish (pescar). Esta estafa se llama así, porque lo que quieren los estafadores es que mordamos el anzuelo, y pescar cualquier dato nuestro, ya sea el número de la tarjeta de crédito, contraseñas de las redes sociales… Esto lo hacen a través de correos electrónicos falsos. Por ejemplo, haciéndose pasar por nuestro banco o por nuestro propio servicio de correo electrónico pidiendo que validemos nuestros datos.

¡Sobre todo no lo hagas! Solo quieren conseguir nuestra identidad.

4. Pharming

Se trata de una de las estafas más comunes en Internet… y más peligrosas, porque son muy difíciles de detectar. El estafador entra en la página web que le interesa y busca sus vulnerabilidades. A través de estas, crea una página idéntica y la redirecciona con la que ha creado.

Cuando el usuario entra en la web que le interesa, directamente es redirigido a la falsa web, así que, no se da cuenta que ha cambiado de sitio. Por tanto, en realidad está metiendo sus datos en una web falsa, facilitando el robo de estos al estafador.

No debemos entrar nunca a páginas web que no conocemos o que nos han llegado a través de links de whatsapp o Facebook, ya que normalmente, son estas las vías utilizadas para expandir esta estafa.

5. Banners publicitarios engañosos

Es muy frecuente en páginas web de descarga de juegos o películas. Suelen hacerse a través de anuncios publicitarios, en forma de banner, de cosas que nos pueden interesar. De esta manera, se aseguran que clicaremos para abrirlo. Cuando lo hacemos, automáticamente nos pide el número de teléfono para enviarnos un pin que inicie la descarga. Al hacer esto, nos estamos suscribiendo a un servicio de descargas “premium” para móvil y a final de mes, nos encontraremos con una sorpresa en la factura.

En resumen: cómo defendernos de las estafas más comunes online

A la hora de navegar por Internet debemos ser cautos, sobre todo antes de realizar una compra o poner los datos de nuestra tarjeta de crédito. Siempre es mejor realizar una compra online a través de plataformas reconocidas y evitar el máximo posible los vendedores particulares en páginas web no reconocidas, sobre todo si se trata de productos caros, como por ejemplo un coche.

En el momento que el vendedor nos dice que se encuentra fuera y no podemos realizar la compraventa cara a cara, es mala señal.  

Ester Ribas, Formaldocs.com

Imagen: ShutterStock