Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La tipografía es una variable muy importante a tener en cuenta para la imagen de marca. Junto con el color y la composición, el tipo de fuente o fuentes tipográficas elegidas serán claves a la hora de transmitir los valores y la personalidad de tu negocio. En lo que sigue, te presentamos algunos consejos que pueden ayudarte para elegir la mejor tipografía para tu marca.

Cómo elegir la mejor tipografía: opta por lo sencillo y atemporal

Piensa que si creas un logotipo que represente tu marca, éste deberá estar por encima de modas pasajeras y soportar el paso del tiempo sin perder un ápice de efectividad. Un ejemplo claro lo tenemos en el logo de IBM: desde que Paul Rand (para aquellos que no lo conozcáis, uno de los maestros del diseño gráfico) lo creara en la década de los 70 del siglo pasado, el logo de la empresa tecnológica ha sobrevivido al paso del tiempo y actualmente es ya un icono, bien reconocible y que representa a la perfección a IBM.

tipografia-3

No se trata de que te pongas como meta hacer de tu logotipo un icono, porque esa categoría sólo puede dártela el paso de los años. Pero sí debes tener en cuenta que la tipografía que elijas debe ser clara y sencilla, y definir tu marca. Huye de modas pasajeras y diferénciate del resto. Ahora mismo la tendencia en diseño son las líneas con toques vintage, pero ¿qué te asegura que dentro de unos años sigan en primera línea?

A menos que encajen bien con tu proyecto, opta por fuentes más clásicas y atemporales. En el entorno digital tienes recursos de sobra para hacer una selección adecuada.

Busca una tipografía legible

Esto es básico. Si tu logotipo no se lee con claridad puede perjudicarte como marca. Piensa que además, la tipografía que elijas debe ser pensada para reproducirse en distintos soportes y tamaños y si te decantas por una fuente con demasiados ornamentos, podría no ser legible. Recuerda: menos es más, y la claridad y sencillez no está reñida con la creatividad. 

Es importante tener en cuenta también el espacio entre caracteres. Una tipografía con muy poco espacio entre caracteres influiría negativamente en esa legibilidad que venimos aconsejando. No se trata de utilizar letras con mucho espacio entre caracteres, sino de buscar un equilibrio entre llenos y vacíos.

Tipos de fuentes tipográficas y sus connotaciones

Además de las características generales sobre tipografía, no está de más hacer un repaso por algunos tipos de letras y lo que pueden decirte. Los significados tradicionalmente asociados a cada tipo de fuente tipográfica pueden ayudarte en tu elección de la misma.

  • Fuentes serif: Son las tipografías más tradicionales. La Times New Roman, la Bodoni o la Garamond son ejemplos de fuentes serif. Tradicionalmente representan aspectos como la tranquilidad, seriedad, dignidad o firmeza.
  • Fuentes sans serif: Con un aspecto más moderno, las letras sans serif se caracterizan por no tener remates en sus extremos, por lo que también se llaman fuentes de palo seco. Pueden representar la modernidad, la sobriedad y limpieza o la seguridad. Ejemplos de este tipo de fuentes son la Helvética, la Arial o la Verdana.
  • Fuentes caligráficas o script: Tienen aspecto de cursiva o de fuentes manuscritas. Suelen representar la elegancia y tienen un toque humano, un aspecto cálido y acogedor. 

    tipografia-2

  • Fuentes display: Utilizadas normalmente en grandes carteles, las fuentes display o de exhibición suelen otorgar mayor personalidad. Son gruesas, de mucho impacto visual, y algunas de las más conocidas han sido creadas por la industria del arte y la tecnología. 

¿Ya has decidido cuál es la mejor tipografía para llevar a tu marca hacia el éxito?

Imagen: www.pexels.com

 

Shares