Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La realidad aumentada será una de las grandes estrategias de marketing que implementarán las redes sociales en este nuevo año 2017, como ya pudimos ver en 4 tendencias en social media para 2017. La popularidad de la realidad aumentada ha ido evolucionando, obteniendo una buena aceptación.

Marcas como RayBan y Starbucks ya lo han comprobado y PokémonGo se ha convertido en un gran factor de popularización masiva de esta tecnología. Con ella se está abriendo todo un mundo de posibilidades, pudiendo disfrutar de la integración entre la realidad y el mundo virtual. Por esta estrategia están apostando las grandes empresas, y te estarás preguntando… ¿cómo se puede integrar la realidad aumentada en una estrategia de marketing? Aquí te damos las claves. 

Cómo usar (bien) la realidad aumentada en tu estrategia de marketing

1. Valor añadido

Sin duda esta tecnología al ser tan novedosa y en pleno desarrollo se puede convertir en un valor añadido. Si hacemos que nuestros clientes tengan curiosidad por vivir la experiencia, estaremos generando interés por nuestro producto. Tiene mucha importancia desarrollar aplicaciones que no solo resulten atractivas, sino que además, aporten algo a nuestros consumidores, una experiencia agradable, divertida y útil. Algo que nos distinga de los demás, que resulte sencillo y valioso. 

2. Aportar información relevante

No podemos olvidarnos del contenido y del mensaje el cual queremos transmitir a nuestros consumidores. La información relevante tiene que ver con nuestro producto, con lo que queremos destacar, haciendo ver de una forma sencilla y natural en qué consiste lo que ofrecemos. Podemos perdernos en el mundo de la creatividad y ofrecer una idea equivocada, consiguiendo confundir y proporcionar una idea equivocada que nada tenga que ver con la realidad.

En este sentido, ser práctico, directo, y hacer vivir al consumidor una experiencia que esté estrechamente relacionada con lo que ofrecemos, aporta seguridad, garantía y sencillez. Apostando por una información que no intente convencer de nada, puesto que eso hace que los consumidores nos cerremos automáticamente, más bien que logre combinar sencillez con profesionalidad.

3. Dar soluciones a las necesidades de nuestros clientes

Esto es posible hacerlo también con la realidad aumentada, que nos ayuda a integrar de una forma práctica nuestro producto. Como logró hace años el servicio postal de EEUU, pionero en realizar su propia estrategia de realidad aumentada, con una aplicación para que sus clientes sepan el tamaño de paquete que necesitan para realizar sus envíos. 

Analizar lo que necesitan nuestros clientes, nos ayuda a plantear estrategias para ofrecer soluciones que hagan nuestro producto más atractivo, y por supuesto, ofrecer soluciones novedosas, anticipándonos a las preocupaciones y dificultades de los consumidores. 

4. Generar interacción social

La interacción social es una estrategia que nos aporta mucho valor, y es básica si queremos llegar a un sector específico amplio. Ya que al generar experiencias, comentarios e interacciones, los usuarios captan a otros usuarios. Tenemos el ejemplo claro en nuestra tendencia a usar las redes sociales, en cómo interaccionamos con otros usuarios, compartiendo una gran parte de nuestras vidas. 

Un claro ejemplo es el dispositivo Kinect para la Xbox que lleva la interacción social al salón del jugador, mediante un videochat con realidad aumentada en tiempo real, o el caso de Lay’s, promoviendo que los usuarios compartan sus fotos a través de las redes sociales.

Imagen: ShutterStock

Shares