Tiempo de lectura: 3 minutos
Shares

La compañía de alquiler de apartamentos y habitaciones vacacionales Airbnb vive en una constante montaña rusa. Mientras su crecimiento parece imparable y ha recibido una nueva ronda de financiación los reglamentos internos de las ciudades en las que opera le ponen trabas para su desarrollo. Es el caso de Airbnb en Londres, que podría llegar a hacerle perder 400 millones de dólares (unos 377 millones de euros).

Airbnb en Londres… sólo para 90 noches

Londres es el segundo mayor mercado de Airbnb y es en él donde ahora la compañía se enfrenta a un grave inconveniente: la regulación local impone un límite anual a los arrendadores de 90 noches al año, no permitiendo así que ningún apartamento esté en alquiler durante más de 90 días en la plataforma.

Esta regulación ya existía en la capital inglesa, pero hasta el momento no había sido aplicada. Reino Unido aplica altos impuestos a los locales hoteleros pero permite exenciones fiscales para los propietarios o las pequeñas empresas que alquilan habitaciones, y por ello limita las noches de alquiler al año.

Ante la aplicación de esta normativa queda por ver cuál será la actitud de los usuarios de Airbnb, si buscarán otras opciones dentro de la plataforma o cambiarán al hotel tradicional ante la posible reducción del número de apartamentos en alquiler en Londres.

La aplicación de esta norma llevará a Airbnb a descartar a los anfitriones que la incumplan. Desde Financial Times prevén una pérdida de 400 millones de dólares para la compañía a causa de la bajada de reservas en la ciudad, teniendo en cuenta que la compañía cobra una tarifa de servicio de alrededor del 13% de cada reserva.

La interminable sucesión de batallas legales de Airbnb

La aplicación de esta regulación en Londres puede suponer un descenso en las reservas de Airbnb que también se está viendo afectada por otras regulaciones. En Nueva York la ley cambió para ilegalizar los alquileres de viviendas por un periodo inferior a 30 días, lo que se tradujo en un descenso del 7% en el número de anuncios en la plataforma.

En Berlín actualmente también encuentra restricciones debido a la decisión del gobierno local de restringir el alquiler vacacional de pisos completos, permitiendo solo el de habitaciones; lo que también reduce el catálogo de viviendas de Airbnb. Sin embargo, en Barcelona tras recibir dos multas éstas fueron anuladas porque el Tribunal Superior de Justicia consideró que Airbnb operaba en la ciudad bajo un vacío normativo, no pudiendo así ser castigado ya que no existe regulación que aborde este sistema de alquiler.

Airbnb se está viendo afectado por las regulaciones locales de alquiler vacacional lo que conlleva que la compañía tendrá que adaptarse a las normativas y modificar su oferta según las particularidades de cada ciudad en la que opera.

Foto: Shutterstock

Shares