Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Con la popularización de internet y los medios sociales los departamentos de marketing y comunicación de las compañías comenzaron a focalizar su actividad promocional en el nuevo entorno digital. La comunicación offline parecía algo obsoleto que podía estar bien para pequeños negocios locales, pero no para grandes compañías que aspiran a llegar al gran público.

Sin embargo, la actitud del consumidor es caprichosa y sus hábitos no siempre siguen los dictámenes del mercado. Además, la posibilidad de combinar formatos offline y online sirven para enriquecer los resultados de cualquier estrategia de marketing, permitiendo llegar a tipos de público más diversos. De hecho, formatos como el del flyer u octavilla logran focalizar la atención del cliente en un objeto y un mensaje concretos.

Si además hemos trabajado previamente en el diseño y la adaptación de la campaña a nuestro público objetivo y este lo recibe en el momento preciso, el nivel de conversión se dispara. No obstante, si esto es así, ¿cómo puede ser que a lo largo del día veamos como miles de cuartillas terminan en las papeleras? Precisamente porque no se ha llevado a cabo este trabajo previo importantísimo.

A continuación te señalamos una serie de tips imprescindibles para hacer que tus flyers funcionen.

Cómo crear flyers creativos (y eficaces)

1. Márcate un objetivo

Si queremos medir el resultado de una campaña lo primero que debemos hacer es marcarnos un objetivo como punto de referencia. ¿Qué quiero conseguir con esta acción? Darme a conocer, vender un producto, promocionar un nuevo servicio, conseguir nuevos clientes, atraer nuevos usuarios a mi página web, difundir un evento. Esta respuesta será vital puesto que a partir de ella construiremos todo el diseño de la acción promocional.

2. Estudia a tu público objetivo

Conocer a quién nos vamos a dirigir es la clave para crear un mensaje que funcione y de respuesta a sus expectativas: sector generacional, sexo, nivel adquisitivo, entornos que frecuenta, horarios, hábitos, gustos, intereses. Cuánta más información podamos obtener más podremos afinar el diseño del catálogo y el lugar en el que lo vamos a repartir, logrando de este modo que el usuario responda de manera favorable.

3. Escoge la herramienta ideal

En la actualidad existen numerosas herramientas digitales que harán mucho más sencilla la labor de conseguir el diseño perfecto. Herramientas de pago, como Illustrator, o herramientas en línea y gratuitas, como Canva, pueden servirte para tu propósito, en función de la calidad del resultado que busques conseguir. En cualquier caso, recuerda nuestro consejo: utiliza formatos vectoriales, de mayor calidad y mucho más adaptables a variaciones en tamaños y soportes.

4. Titular llamativo

Una vez hemos logrado captar la atención del usuario con la octavilla ahora debemos tratar de retenerla. Elige un titular impactante que resulte atractivo y que invite a seguir leyendo. Es importante que el mensaje sea claro y directo, es decir, una frase que se comprenda fácilmente y que destaque del conjunto.

5. Selecciona la información

El texto de un flyer debe ser fresco y directo. No olvides que no se trata de un catálogo de servicios lleno de información, sino un medio para comunicar algo muy concreto.

Por ello es importante que selecciones muy bien los datos más relevante y dejar la opción al consumidor de ampliar la información a través de la página web o las redes sociales. El texto, además, debe ir colocado de forma clara y ordenada para facilitar la lectura. Vigila antes de imprimir que la redacción, la ortografía y la gramática son correctas, sería un error imperdonable.  La tipografía también será un punto clave para conseguir el mejor resultado.

6. Cuida la composición

Las imágenes en un flyer son casi tan importantes como el texto. Si utilizas fotografías deben tener buena resolución y a ser posible que sean de objetos o espacios reales, el consumidor actual valor la transparencia de las marcas que consume por encima de todo. En caso de que optes por un diseño con ilustración ponte en manos de un profesional que sepa transmitir a través del dibujo tu mensaje de forma original y llamativa.

7. Innova

Una vez tengas el diseño llega el momento de ponerse en manos de una compañía especializada en el sector de la impresión. Estos profesionales podrán asesorarte sobre que técnicas y materiales utilizar para dar vida a esas imágenes de la manera más económica y efectiva, y muchas de ellas funcionan de manera absolutamente online, acercando a clientes de todas partes de España servicios que de otra forma solo estarían disponibles en las grandes ciudades.

En el entorno actual la innovación es un imperativo si queremos tener éxito. Atrévete a jugar con troquelados, texturas y colores. Si quieres transmitir una imagen de distinción y elegancia, puedes optar por gramajes de mayor calidad o tonos dorados. Si lo que buscas es recrear una sensación, puedes jugar con las texturas o impregnar la cuartilla de un olor sugerente. No olvides barajar el uso de material reciclado para hacer ver el compromiso de tu firma con el planeta.

8. Analiza los resultados

En un entorno que cambia de forma constante, los hábitos del consumidor mudan rápidamente. Es imprescindible que analicemos cada acción promocional para ver cuáles funcionan mejor y ver por qué otras están fallando. Esta es la única manera de conocer las preferencias de nuestro público objetivo y de poder adaptar las campañas a sus necesidades e intereses. En definitiva, es la forma de mantener la mejora continua y destacar frente al resto de competidores.

 

Imagen:ShutterStock

Shares