Tiempo de lectura: 4 minutos
Shares

Desde que en la antigua Grecia se empezaran a usar piezas giratorias de piedra y madera para informar y enviar mensajes (o enseñas para marcar diferentes lugares), hasta que aparecieran los actuales carteles informativos o promocionales, han transcurrido siglos de historia y de evolución técnica (afortunadamente).

En la actualidad, la variedad a la hora de realizar todo tipo de carteles y diseños publicitarios es muy diversa, al igual que diverso es su objetivo: desde una simple creatividad para una campaña en redes sociales, a un banner, pasando, por supuesto, por darle soporte offline: acudir tanto a una imprenta tradicional, donde tras proporcionar el diseño, podrán realizar la impresión de los mismos, o bien, gracias a las nuevas tecnologías, podemos imprimir carteles publicitarios desde casa a sólo un clic de ratón, gracias a las imprentas digitales que encontramos en internet. 

Pero, antes de publicarlo en nuestras redes, mostrarlo en nuestra web o enviarlo a imprimir, hay que diseñarlo y, para ello, especialmente si no tiene mucha experiencia en el tema, vamos a darte algunos consejos orientados especialmente a diseño digital.

1. Selecciona tus objetivos

No es lo mismo tratar de conseguir muchos likes en redes sociales que conseguir explicar las características de un producto en una tienda online. Lo primero que tendrás que pensar antes de ponerte a diseñar es qué quieres transmitir y cuál es el objetivo de tu mensaje. Ese es tu mensaje, y el que te va a ayudar a conseguir los objetivos de tu estrategia de marketing: sólo con esta simple reflexión, es muy posible que tengas algo más claro cómo hacerlo.

2. … y selecciona también tu target

Si ya sabes lo que quieres contar, tendrás ahora que meditar a qué segmento de edad, población y afinidades culturales va dirigida tu creatividad o cartel. No es lo mismo hacer un cartel publicitario para vender botas de fútbol a niños que a mayores, ni es lo mismo informar de una conferencia de astronomía que de un cantante famoso. El diseño tendrá que adaptarse al mensaje y al público objetivo.

3. Llama la atención

Un cartel que pasa inadvertido, por bonito que sea, es un cartel poco funcional. Con esto tampoco queremos deciros que haya que hacer carteles sobrecargados y estruendosos, pero hay un punto medio que suele ser el óptimo.

Puedes hacer un collage de imágenes o dibujos originales que impacten (procura recortar bien las imágenes), o ubicar el producto sobre un fondo neutro con un simple mensaje. Un producto con un solo mensaje llama la atención ya que toda se concentra en el mismo punto, tu producto. El equilibrio está en “llamar la atención” sin renunciar a la simplicidad.

4. Contraste de colores

Quizás la parte más delicada a la hora de diseñar un cartel es elegir correctamente los colores y las fuentes. Aquí no te vamos a decir aquello de que no mezcles colores cálidos con fríos, porque es una tontería. Pero si te diremos que tengas cuidado con las combinaciones, y, si no tenéis mucha sensibilidad artística ni a nadie a mano para ello, dejaros guiar por guías de combinación de colores como la de Paletton, que permite visualizar diferentes combinaciones cromáticas una vez hayas elegido el color principal.

5. Fuentes de texto

Respecto a las fuentes, es aconsejable evitar el uso de fuentes recargadas o usarlas sólo como título principal combinándolas con otras fuentes más sobrias. Fuentes principales grandes, fuentes secundarias más pequeñas pero no demasiado, que sean legibles.

6. No te olvides de tu marca

Si ya tienes un cartel “resultón”, no olvides incluir tu logotipo de empresa. Siempre en un segundo plano, pero que no sea difícil de ver. Por lo habitual, se suele poner en la esquina inferior derecha junto a la dirección web.

7. Tipos de técnicas

Habitualmente muchos diseñadores se identifican más con herramientas de diseño vectorial mientras otros se sienten más cómodos usando sólo Photoshop. La clave es que pruebes varios programas y elijas con cuál estás más a gusto. Hace tiempo te dimos nuestro top de 10 herramientas de diseño imprescindibles, que te permitirán salir de más de un apuro.

Imagen: ShutterStock

Shares